Puesto en libertad el expresidente de Audi, Rupert Stadler, investigado por el 'dieselgate'

Rupert Stadler
AUDI - Archivo
Publicado 30/10/2018 13:23:25CET

WOLFSBURG (ALEMANIA), 30 Oct. (dpa/EUROPA PRESS) -

El expresidente de Audi Rupert Stadler ha sido puesto en libertad cuatro meses y medio después de su detención por su supuesta implicación en el 'dieselgate', según informó la Audiencia Territorial de Múnich.

El directivo se encontraba en prisión preventiva desde el pasado 18 de junio por su supuesta implicación en el caso de la manipulación del software de algunos modelos diésel. La Fiscalía de Múnich ordenó su detención con el objetivo de evitar que "obstruyera o entorpedeciera" la investigación y fue detenido cuando se encontraba en su casa de Ingolstad (Alemania).

Los consejos de vigilancia del grupo Volkswagen y de Audi han dieron su consentimiento a principios de octubre para cerrar un acuerdo con Stadler para la terminación de sus responsabilidades en el seno de la compañía.

De este modo, no volverá a trabajar para el consorcio con sede en Wolfsburg (Alemania). La firma indicó que, el directivo, al encontrarse en situación de detención preventiva, no puede cumplir con sus deberes como miembro del comité de dirección.

INVESTIGADOS OTROS 20 SOSPECHOSOS

Además de Stadler están siendo investigados otros 20 sospechosos por presunto fraude y publicidad falsa y por su papel en ayudar a comercializar vehículos con software ilegal en el mercado europeo, entre los cuales también se encuentra otro miembro actual de la junta directiva de Audi.

El año pasado, el responsable de Compliance del consorcio automovilístico Volkswagen en Alemania entre 2014 y marzo de 2015, Oliver Schmidt, ya declaró su implicación en el 'dieselgate' y fue condenado a siete años de cárcel y a pagar una multa de 400.000 dólares (339.000 euros).

Audi aceptó el pago de una multa por importe de 800 millones de euros por parte de la Fiscalía de Múnich en el contexto del 'dieselgate'.

El importe que tendrá que abonar la firma de los cuatro aros contempla el abono de una multa máxima de 5 millones de euros, según lo dispuesto en la legislación del país, así como la devolución de beneficios económicos por parte de la empresa de 795 millones de euros.

De su lado, el grupo Volkswagen también aceptó el pasado mes de junio el pago de una multa por importe de 1.000 millones de euros por parte de la Fiscalía de Braunschweig por el mismo caso.