Volkswagen advierte de los peligros que conlleva para el empleo fijar un estricto objetivo de emisiones

Herbert Diess, consejero delegado de la marca Volkswagen
VOLKSWAGEN - Archivo
Publicado 11/10/2018 17:52:55CET

WOLFSBURG (ALEMANIA), 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado del grupo Volkswagen, Herbert Diess, considera que el objetivo de reducción de emisiones contaminantes para coches del 35% en 2030 (respecto a los niveles de 2021) por el que abogan los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE) puede suponer una "revolución dolorosa" para el sector de la automoción en lugar de una transición "manejable", por lo que advierte de un posible impacto negativo sobre el empleo.

"Si el sector del transporte tuviera que reducir sus emisiones un 40% (como solicita el Parlamento Europeo), en 2030 más de la mitad de los vehículos tendrían que ser completamente eléctricos. La transformación a esa velocidad apenas es manejable, ya que en diez años desaparecería aproximadamente una cuarta parte de los empleos en nuestras plantas (lo que supone alrededor de 100.000 empleos)", señaló Diess en una entrevista concedida al periódico alemán 'Süddeutsche Zeitung', recogida por Europa Press.

En este sentido, el directivo pidió una mayor reflexión a los políticos europeos, ya que la industria automovilística alemana podría ser "destruida más rápido de lo que mucha gente piensa".

"Hay que echar un vistazo a la industria de automoción en Italia o Reino Unido, prácticamente ya no existe. Detroit (Estados Unidos) también tuvo una industria floreciente que proporcionó un alto nivel de vida. Estados Unidos (EE.UU.) y China ven la oportunidad de disminuir nuestra posición dominante respecto con el automóvil del futuro. Tenemos un 50% de posibilidades de mantener nuestra posición de liderazgo", avisó Diess.

Además, el consejero delegado del consorcio automovilístico alemán recalcó el "importante" papel que juegan los nuevos motores diésel en la protección del medio ambiente e hizo hincapié en la necesidad de la descarbonización.

"Cuando se produce una batería (para un coche eléctrico) con energía generada por carbón se generan cinco toneladas de dióxido de carbono (CO2). Y si luego conduces utilizando electricidad generada con carbón la movilidad eléctrica se vuelve una tontería", apuntó.

"ALARMISMO EXAGERADO" EN TORNO AL DIÉSEL

En este contexto, aseguró que se ha creado un "alarmismo exagerado" en torno al diésel, subrayando que no hay ninguna razón para la prohibición de conducir vehículos diésel. "La contaminación por óxido de nitrógeno (NOx) se ha reducido un 70% desde 1990, pese a que el tráfico ha aumentado un 50%. Solo este año, la situación ha mejorado un 12%, incluso en ciudades especialmente contaminadas, como aquí en Sttugart (Alemania)", argumentó.

Diess recalcó que Volkswagen está invirtiendo más de 34.000 millones de euros en electrificación y otras tecnologías, asegurando que, después de Tesla, es el fabricante que más se ha comprometido con la movilidad eléctrica. "Creo que la industria de la automoción no está siendo vista de la forma correcta, ni por los políticos", indicó.

No obstante, el máximo responsable del grupo germano admitió que el sector ha reaccionado "demasiado tarde" ante el problema de la calidad del aire en las ciudades. "Deberíamos haber visto antes que, aunque las cifras de NOx estaban cayendo, no lo estaban haciendo lo suficientemente rápido", reconoció.

Contador