Economía/Motor.- La empresa de componentes del automóvil Metall Gum presenta un ERE para despedir a sus 23 empleados

Actualizado 02/11/2007 13:49:56 CET

BARCELONA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La empresa de componentes del automóvil Metall Gum, ubicada en la localidad de Sora (Barcelona), ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a la totalidad de la plantilla, formada por 23 trabajadores, "mujeres en un 90%", según explicó a Europa Press el abogado de la plantilla, Lluís Blasi.

Según publicó 'El 9 Nou', Metall Gum --filial de un grupo que pertenece a la multinacional Pirelli-- culmina así un periodo de crisis iniciada antes del verano y que ha provocado "la descapitalización de la empresa".

En declaraciones a Europa Press, Blasi señaló que Pirelli presenta una "sistema piramidal" por el cual desvía la producción de componentes a terceras sociedades que ellos controlan. No obstante, Metall Gum decidió presentar una denuncia en la que el juez reconoció que la empresa pertenecía al grupo y "tenía derecho a que sus empleados gozaran de los mismos derechos laborales", según el abogado.

"La plantilla, en su mayoría mujeres, no llega ni a mileurista, mientras que los trabajadores de Metzeler (propiedad de Pirelli) cobran por convenio casi 2.000", lamentó.

A raíz de esta sentencia, el único cliente de Metall Gum, Talleres Lispar (que está, a su vez, participada por Metzeler) empezó "a dar menos trabajo y a precios más bajos", de modo que la empresa catalana no podía cubrir los gastos y adquirió una deuda con la Seguridad Social y Hacienda.

El pasado mes de julio, Hacienda decidió embargar la facturación de la compañía de Sora y, aunque gracias a un recurso el embargo quedó levantado, los trabajadores no cobraron el mes de junio. "Hacienda no ha tenido la paciencia de esperar a la resolución final de la sentencia que Talleres Lispart recurrió al Tribunal Supremo", lamentó Blasi.

La salida a esta situación fue la presentación del ERE para los 23 empleados. Según el letrado, el siguiente paso que tomará Metzeler será "el traslado de la maquinaria y los moldes a cualquier otro taller pequeño que tiene el grupo diseminado por España".

A partir de ahora, la plantilla inicia un periodo de negociación con la empresa para pactar las indemnizaciones que deberán percibir y que Blasi espera que puedan superar los 20 días por año trabajado que establece como mínimo la ley.