31 de mayo de 2020
 
Publicado 01/04/2020 12:57:33 +02:00CET

Ancove pide un 'Plan Marshall' para el sector automovilístico que incluya ayudas a la compra

Imagen de un concesionario.
Imagen de un concesionario. - FACONAUTO

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) ha solicitado un 'Plan Marshall' para el sector automovilístico en su conjunto, "pero muy pensado para los comerciantes", que incluya ayudas a la compra de vehículos de todas las motorizaciones.

Ante la caída de casi el 70% de las ventas de turismos en el mes de marzo debido a la situación de estado de alarma decretada por el Gobierno para evitar la expansión del brote de coronavirus, Ancove ve necesario que se diseñe un programa que apoye la venta de coches diésel y gasolina para recuperar el mercado.

"El principio de la renovación del parque pasa por la sustitución de coches de más de diez años por unidades nuevas, sin discriminaciones en la motorización. Ayudas que pueden ser diferentes según la motorización, pero en ningún caso excluyentes", ha subrayado Ancove.

En este sentido, la asociación señala que al margen de las ayudas directas a la compra de coches nuevos a cambio de uno viejo, se puede premiar a los electrificados con ayudas fiscales, por ejemplo con un tipo de IVA cero o reducido al 10%.

Sin embargo, Ancove no solo pide un plan de incentivos a la compra, sino un "plan estructural" de achatarramiento que ponga como objetivo reducir la edad media del parque español por debajo de los diez años, dos menos que la actual.

A su juicio, las medidas deben de incluir el control de achatarramiento "real" de los coches viejos, una mejora de las infraestructuras de recarga que impulse la compra de electrificados, la unificación de la normativa relativa a la movilidad para evitar confusiones entre comunidades y una recomposición de la fiscalidad del automóvil.

En este "plan de choque" también se recogería la opción de congelar el impuesto de matriculación y una rebaja del impuesto de hidrocarburos, tanto del diésel como de la gasolina, además de fomentar una línea de créditos al consumo a tipos más reducidos a los actuales, que rondan el 10%.

"Es evidente que el sector del automóvil en su conjunto, y el de la comercialización en particular, quedará claramente tocado y, al tratarse de un bien duradero de carácter cíclico, cabe pensar que la recuperación de las ventas será muy lenta y ligada a la intensidad de la caída de la economía", ha lamentado Ancove, que prevé que la bajada de las matriculaciones en abril sea todavía más acusada.