19 de febrero de 2020
 

Ghosn avisa de "fricción" entre el español José Muñoz y Saikawa por los resultados de Nissan en 2017

Publicado 17/01/2020 13:48:01CET
Carlos Ghosn. Foto: Marwan Naamani/dpa
Carlos Ghosn. Foto: Marwan Naamani/dpa - Marwan Naamani/dpa

Alerta de que la compañía tuvo que destruir su imagen para poder "deshacerse" de él

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Nissan Carlos Ghosn ha asegurado que el 'complot' contra su persona se inició en 2017, cuando los resultados de la compañía automovilística empeoraron y él comenzó a ejercer más presión sobre la administración, exigiendo un plan de acción, por lo que se creó "cierta fricción" en el equipo de dirección, sobre todo entre Hiroto Saikawa (el directivo que le sucedió al frente de Nissan) y el español José Muñoz.

Según Ghosn, Muñoz quería una estrategia "más combativa" en el mercado estadounidense, que él compartía, mientras que otros directivos de la marca no tenían esa posición.

El directivo español se situó en su día entre los candidatos para suceder a Ghosn al frente de Nissan. Sin embargo, Muñoz dimitió de sus responsabilidades en la compañía a principios de 2019 después de que estallase el caso de Ghosn y la compañía informase de que estaba estudiando las decisiones tomadas por este en Estados Unidos, donde dirigió las operaciones de la marca entre 2016 y 2018.

Por su parte, Saiwaka fue el que sustituyó a Ghosn al frente de Nissan después de la salida de este último de la compañía. No obstante, Hiroto Saikawa se vio obligado a dimitir el septiembre pasado después de que se conociera que habría recibido remuneraciones más elevadas de lo que le correspondía.

En una entrevista en el diario 'El País', Carlos Ghosn ha indicado que la compañía tuvo que "destruir su imagen" para poder "deshacerse" de él, "por eso empezaron a decir que era un dictador" y un "avaricioso".

Preguntado por los motivos que hicieron a la fiscalía nipona ir en su contra, Ghosn ha apostillado que "era lo fácil", ya que era "extranjero y conocido". También ha insistido en que el 'complot' fue causado por su intento de conformar una mayor integración de la alianza.

"Durante los 17 años en los que la construí (la alianza Renault-Nissan) no habrá oído de una sola discusión interna. Y los resultados son dos empresas que se hunden. Bueno, Nissan ya se ha hundido. Dobló su talla entre 1999 y 2017. Hoy no tiene una visión clara y no sé por qué alguien querría comprar Nissan. Desde 2018, Renault y Nissan han perdido un tercio de su capitalización en Bolsa, mientras que el índice de automovilísticas subía un 12%", ha destacado.

JUSTICIA JAPONESA

A pesar de no querer detallar su huida de Japón a Líbano a finales del año pasado, Ghosn ha subrayado que en el país nipón el 99,4% de los fiscales ganan los casos. "Me he limitado a hablar de Nissan y de los fiscales en un plano personal sin nombrar responsable político japonés. No quiero decir que el Gobierno (nipón) no esté involucrado en la treta, pero no he querido hablar de ello para evitar que se deterioren las relaciones entre ambos países", ha indicado.

"La ministra de Justicia ha dicho que el señor Ghosn tiene que ir a Japón para probar su inocencia. Todos los letrados del mundo se le han echado encima para recordar que en un sistema democrático existe la presunción de inocencia y que lo que se ha de probar es la culpabilidad", ha añadido.

Aunque ha rechazado cualquier "ambición política", su mujer Carole sí ha apostado por que Ghosn asuma un papel activo en Líbano. Espero que pueda enderezar la economía, porque hace falta. Este país necesita a alguien como Carlos", ha indicado ella.

Para leer más