Publicado 15/04/2021 14:37CET

UGT FICA, "indignada" por la nueva criminalización del Gobierno al diésel, pide una política "consensuada"

Archivo - Imagen de una gasolinera.
Archivo - Imagen de una gasolinera. - T&E - Archivo

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT ha mostrado su "indignación por la nueva criminalización" del Gobierno a los vehículos diésel, con la pretensión de eliminar la bonificación fiscal actual de la que gozan estos vehículos para equipararla con los propulsados por gasolina, y ha pedido al Ejecutivo "una política coordinada y consensuada con todos los agentes del sector".

En un comunicado, el sindicato considera que se trata de una medida que no beneficia en nada a la industria del automóvil y que "va a tener un impacto negativo sobre el empleo y la producción".

Por ello, pide al Gobierno que medidas de este tipo sean "discutidas y valoradas" previamente con todos los agentes del sector en las mesas constituidas al efecto.

UGT FICA defiende la importancia de cuidar el medio ambiente, pero a través de una transición "ordenada, equilibrada y justa" que evite el impacto laboral e industrial negativo que decisiones como la eliminación de la bonificación fiscal del diésel pueden tener sobre la industria del automóvil.

Por ello, considera que se trata de una medida que viene a crear "más incertidumbre" entre los compradores de vehículos y va a repercutir "negativamente" tanto en la producción de estos segmentos de automóviles como en las plantillas y en los propios concesionarios, "además de incidir aún más en la brecha social en materia de movilidad entre quienes se pueden permitir adquirir un vehículo nuevo o no".

ADVIERTE DEL RIESGO PARA EL SECTOR POR LA CRISIS DE LOS 'MICROCHIPS'

Por otra parte, el sindicato también advierte de los riesgos para el sector que representa la crisis de los 'microchips', que ha puesto "en jaque" a la industria automovilística y considera que ha llegado el momento de cambiar las políticas "para fortalecer a la industria"

El responsable del sector de UGT FICA, Jordi Carmona, subraya que se está produciendo "una crisis anunciada, fruto de la cada vez más extendida práctica empresarial de externalizar parte de sus productos fuera del ámbito nacional y europeo, y más en concreto, la fabricación de componentes, por un mero ahorro de costes de producción a corto plazo".

Así, afirma que la falta de 'microchips' está devolviendo al sector automovilístico "no a la casilla de salida de la pandemia, afortunadamente, pero sí a una situación de desestabilización que debemos atajar cuanto antes para evitar situaciones futuras que contribuyan a acabar con esta industria".

Contador

Para leer más