Actualizado 09/03/2009 12:41 CET

Innova.- La empresa murciana Comfor Sureste aplica tecnología inalámbrica innovadora en las Torres de Nueva Condomina

MURCIA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La empresa murciana Comfor Sureste S.L. es la autora de la automatización y control de las 245 viviendas de Las Torres de Nueva Condomina, en donde ha aplicado tecnología inalámbrica de innovación propia para el control de la seguridad técnica, intrusión y ahorro energético en la edificación y el recinto residencial, según fuentes del Centro Europeo de Empresas e Innovación de Murcia (CEEIM) consultadas por Europa Press.

Con este trabajo, la firma emprendedora "da un paso de gigante para conseguir que la vivienda eficiente y la seguridad en el hogar estén al alcance de todos, dejando de ser un artículo de lujo, reto del trabajo que viene desarrollando desde el vivero del CCEEIM, adherido a la Consejería de Universidades, Empresa e Investigación, a través del Instituto de Fomento de la Región de Murcia (Info).

Comfor Sureste está dedicada a la a la innovación en eficiencia energética, forma parte de la Red Homfor del Grupo Foresis y está dirigida por José Manuel Jiménez. Al proyecto de Las Torres de Nueva Condomina, llegó de la mano de sus promotores, el Grupo Trujillo y Samper (Trusam) y el grupo alicantino Santa Ana, además de trabajar para la constructora Ferrovial.

En estos momentos, Jiménez afronta la comercialización en el mercado internacional de su sistema de control de accesos con tarjeta inalámbrica, compatible con el estándar europeo Konnex (Knx), también de Invox, un sistema de control por voz que permite controlar una instalación KNX empleando un lenguaje flexible y natural, sin necesidad de memorizar comandos o entrenar el sistema para que pueda reconocer la voz de un individuo determinado.

Además, propone el acercamiento de los sistemas de eficiencia energética a través de la domótica a viviendas nuevas o en uso, con ahorros que estima entre un 30 y un 40 por ciento del consumo actual para una familia, empresa o grandes centros de trabajo.

A juicio de Jiménez, la tecnología inalámbrica aplicada en Las Torres de Nueva Condomina es "la solución idónea para lograr la modernización tecnológica de las viviendas para conseguir mejorar la salubridad del ambiente en las casas y ganar en seguridad, a unos costes asumibles, ya que se amortizan a corto plazo, entre dos y tres años, en función de cada inversión".

"Cualquier vivienda es susceptible de ahorrar en consumo y reducir gastos mediante inversiones progresivas que se adaptan a sus necesidades y que pueden ir ampliándose en distintas funcionalidades, al no precisar de obras", indicó.

En este sentido, explicó que "por unos 1.500 euros, una vivienda de unos 85 metros cuadrados puede acceder hoy en día a un paquete domótico consistente en seguridad técnica, intrusismo y control en climatización, lo que supone encender y apagar las luces, persianas y aire acondicionado de forma automática y controlarlo desde fuera de la vivienda por un SMS enviado desde el móvil".

Asimismo, determinó que "también se puede conocer cualquier percance en la vivienda relacionado con intento de robo, fuga de agua o gas, humos e incendio, lo que activaría su sistema de aviso y las medidas de prevención programadas", y concluyó que la eficacia de este servicio "ha impulsado que se extienda entre las compañías de seguros la prima por contar con dispositivos de aviso en las viviendas".