El año 2012, con casi 210.000 hectáreas quemadas, se convierte en el peor del decenio en superficie arrasada

Incendios forestales
EUROPA PRESS
Actualizado 23/01/2013 16:06:36 CET

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El año 2012 se ha cerrado como el peor del decenio en materia de incendios forestales en cuanto a superficie arrasada, ya que se quemaron 209.855 hectáreas, lo que representa más del doble (105,76%) que el año anterior; el 82,93 por ciento más que en la media del decenio (114.716 hectáreas) y más de cuatro veces más que en 2008, que quedará como el mejor año de la década en superficie pasto de las llamas, ya que ardieron 50.322 hectáreas.

Además, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a los que ha tenido acceso Europa Press, el pasado año concluye como el cuarto en número de grandes incendios (más de 500 hectáreas), ya que se registraron un total de 38, frente a los 28 de la media del decenio. Por encima quedan 2006, con 58 grandes incendios; 2005, con 48 y 2003, con 43.

En total, en 2012 se produjeron 15.902 siniestros, una cifra inferior a los 16.817 fuegos del año anterior, cuando se quemaron menos de la mitad de hectáreas, lo que significa que con menos fuegos ardió más superficie.

De este modo, en 2012 resultó afectada el 0,759 por ciento de la superficie total nacional, un dato muy superior al 0,182 por ciento que se quemó en 2008.

En cuanto al tipo de superficie, más de la mitad, 116.735 hectáreas, era superficie matorral y monte abierto. También se quemaron 82.201 hectáreas de superficie arbolada y 10.918 hectáreas de pastos y dehesas.

De los datos se desprende que el mayor incremento se produjo en las hectáreas de superficie arbolada arrasada, que pasaron de 10.184 en 2010 o 18.810 hectáreas en 2011 a un total de 82.201 hectáreas en el pasado ejercicio, un 53,97 por ciento más que la media del decenio.

Por ámbito geográfico, el 51,25 por ciento de los fuegos se produjeron en la región noroeste, seguida del 32,89 por ciento en las comunidades interiores; el 15,07 por ciento del Mediterráneo y el 0,79 por ciento de Canarias.

Por tipo de superficie, el 47,03 por ciento de la superficie arbolada ardió en el Mediterráneo; el 25,99 por ciento en la región noroeste; el 17,97 por ciento en las comunidades interiores y el 9,01 por ciento, en Canarias.

Finalmente, el 40,94 por ciento de la superficie forestal se quemó en el Mediterráneo, el 37,10 por ciento en el noroeste; el 16,18 por ciento en las comunidades interiores y el 5,78 por ciento en Canarias.