La Archicofradía del Santo Entierro recibe la talla del Cristo Yacente del escultor José Planes tras su restauración

Actualizado 09/11/2007 19:00:20 CET

MURCIA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Miguel Noguera, entregó hoy la talla del Cristo Yacente del escultor murciano José Planes al presidente de la Archicofradía del Santo Entierro, Esteban Carrillo, tras su restauración, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

La escultura, de madera policromada realizada en 1944, se ubicaba en la iglesia de San Pedro de Alcantarilla, y presentaba un estado de conservación "muy deficiente" debido a la "suciedad acumulada a lo largo del tiempo y a las intervenciones anteriores, que ocultaban las verdaderas tonalidades de las policromías", indicaron.

De esta forma, presentaba "pequeñas fisuras y desencoladuras así como desgastes de color y pérdidas de policromía ocasionadas por los golpes", por lo que el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales procedió a su rehabilitación por un importe de 14.000 euros que subvencionó la Consejería de Cultura, Juventud y Deportes.

La restauración de la imagen consistió en actuaciones de disertación preventiva de la escultura, sentado de color de las policromías, limpieza mecánica y química, arreglo de desencoladuras y grietas, estucado de carencias, reintegración cromática diferenciada y protección final.

Para la elaboración de la talla, Planes "se apartó de los modelos formales propios de la escultura religiosa de Francisco Salzillo", y evidencia "la influencia de la obra que José Capuz realizó para Cartagena en 1926, fundamentalmente en cuanto a la composición de la obra, que presenta el cuerpo de Cristo ligeramente levantado y arqueando el cuerpo", según el comunicado.

No obstante, "el dramatismo que presenta esta obra de Planes es superior a la de Capuz, debido al pronunciado juego de líneas ascendentes y descendentes que presenta la talla", especificó el Gobierno regional.

Esta fue la última entrega que realizó el Centro Regional de Restauración de Bienes Culturales, situado en la calle de Verónicas, ya que próximamente se trasladará al nuevo centro de Alcantarilla, que contará con más de 1.000 metros cuadrados de instalaciones y un taller equipado con "modernos" métodos de restauración.