Publicado 30/12/2021 16:42CET

Asaja-Murcia trabaja en un calendario de movilizaciones para 2022 tras un año "complicado y poco rentable"

MURCIA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Asaja-Murcia pondrá en marcha en 2022, junto a otras organizaciones agrarias, un calendario de movilizaciones para exigir la aplicación urgente de medidas ante "los elevados costes de producción, los bajos precios en origen y los continuos ataques al sector" por parte de "las políticas del Gobierno y de la Unión Europea (UE)".

En un comunicado, la asociación ha calificado el año que finaliza este viernes de "complicado y poco rentable para agricultores y ganaderos", y marcado por "la imparable escalada de los costes de producción, los precios ruinosos que perciben los agricultores y ganaderos" y "la competencia desleal de terceros países con la permisividad hipócrita de la UE".

A esto, ha sumado "la desastrosa política hidráulica del actual gobierno y las campañas de desprestigio contra el sector por parte de miembros del Gobierno central".

Alfonso Gálvez, secretario general de Asaja-Murcia, ha indicado que "el incremento de los costes en las estructuras productivas, unido también a los efectos de la pandemia y a campañas tan desastrosas como la de cítricos, han traído consigo un año muy negro para el campo murciano".

El titular de la organización agraria ha comentado que la "ineficaz" aplicación de la Ley de Cadena Agroalimentaria para evitar ventas a pérdidas y abusos en los precios de compra en origen, así como para resolver la competencia desleal de terceros países, "deben superarse por la vía de un mayor control administrativo y de la estricta aplicación del principio de preferencia comunitaria con el espíritu de creación de la PAC".

Al mismo tiempo, ha indicado que el 1 de enero de 2023 se pondrá en marcha la nueva PAC, "un modelo injusto y discriminatorio para nuestra Región". En este sentido, ha señalado que "frutos secos, la flor cortada y la ganadería serán los sectores más perjudicados por una pérdida del 10% de las ayudas", al tiempo que ha insistido en que "las nuevas exigencias medioambientales no se podrán alcanzar si no se garantiza la renta de agricultores y ganaderos".

"No podemos cumplir más exigencias normativas en la producción de alimentos si no hay rentabilidad y además se permite la entrada incontrolada de productos agrícolas extracomunitarios, sin los preceptivos controles de sanitarios, fitosanitarios y medioambientales de la UE", ha señalado Gálvez.

"ATAQUE" AL TRASVASE TAJO-SEGURA

Según el análisis de Asaja-Murcia, "el 2021 ha traído el mayor ataque al trasvase Tajo-Segura desde su puesta en funcionamiento" con la modificación de las reglas de explotación por parte del Gobierno y la propuesta de elevación del caudal ecológico del río Tajo en su plan de cuenca.

Estas actuaciones, a juicio de Gálvez, "suponen una drástica reducción de los envíos de agua a la cuenca del Segura, la única española con un déficit estructural de 400 hectómetros cúbicos, y con ello la condena a la pérdida de riego de miles de hectáreas productivas que generan empleo y riqueza en el Sureste Español y que contribuyen a frenar el avance del desierto y un gran sumidero de CO2".

"La contraprestación a este cese de envío de agua es la compra de agua desalada a precios desorbitados y con un coste medioambiental contradictorio con las políticas de sostenibilidad de la Agenda globalista", ha añadido el representante de la organización agraria.

Además, ha opinado que la planificación hidrológica en España "debe basarse en estudios e informes técnicos y científicos de expertos en gestión hídrica", con el fin de "lograr soluciones equilibradas para atender todas las demandas de agua, sin sacrificar el regadío en España, que tiene un carácter estratégico para garantizar la soberanía alimentaria, frenar el despoblamiento del medio rural y que también contribuye al mantenimiento del medio natural.

SEGUROS AGRARIOS

Dentro del mismo contexto, el portavoz de Asaja-Murcia también ha comentado que "desde hace más de 40 años España cuenta con un sistema de seguros agrarios envidiado en todo el mundo. Estamos asistiendo a decisiones unilaterales por parte de Agroseguro, con la connivencia de ENESA, que están poniendo en serio peligro la viabilidad del sistema y por ende la posibilidad de contar con una herramienta que garantice la renta de agricultores y ganaderos en situaciones de pérdidas por inclemencias metereológicas".

Y es que "el sistema español de seguros agrarios está dejando de dar cobertura a los agricultores para dar beneficio al capital inversor y al sector financiero", según ha precisado.

CÍTRICOS Y HORTALIZAS

Con respecto a la producción de cítricos en la campaña 2020- 2021, Gálvez ha apuntado que "ha sido un año horrible, con escasa demanda comercial y precios ínfimos, que no han cubierto en muchos casos los costes de producción. Todo ello unido al incremento de los costes, ha traído una campaña muy difícil y con grandes pérdidas para los productores murcianos".

Para Asaja-Murcia, "se encadenan dos campañas consecutivas de bajos precios en origen, sin que se puedan cubrir los costes de producción y, sin embargo, crece la exportación y se mantienen los precios de venta al público con importantes márgenes de beneficio para la distribución y supermercados".

Con esto "se está instaurando un régimen en la relaciones contractuales en perjucio del agricultor, situación que hay que cambiar de inmediato con mayores controles y limitación de las importaciones de cítricos a la UE".

Tampoco han sido mejores las campañas de hortalizas, fruta de hueso y uva de mesa, pues, en palabras de Gálvez Caravaca, "la demanda internacional no ha sido muy fluida, y no ha sido una campaña tan positiva como se esperaba, y con unos costes de producción muy elevados, que ha provocado una reducción de la rentabilidad en estas producciones".

GANADERÍA

En el caso del sector ganadero, Gálvez ha manifestado que "el incremento de costes productivos ha mermado la rentabilidad tanto en ovino, caprino, cunícola o vacuno, con un alto endeudamiento cada vez mayor de los ganaderos".

En otro sector como el de los frutos secos, "es una producción que va creciendo en nuestra Región, y que como otras producciones, necesita contar con un sello de calidad autóctono, que ponga en valor su gran calidad".

Por último, en el caso del sector vitivinícola, Gálvez ha señalado que, a pesar de los efectos de la pandemia, "la gran calidad de nuestros caldos ha hecho posible que sigan desarrollando su internacionalización, y la exportación se ha mantenido fluida y dinámica durante este año, que estamos a punto de terminar".

"El apoyo del Gobierno regional al viñedo tradicional, gracias a la colaboración con las organizaciones agrarias y asociación de bodegueros, es un claro ejemplo para otras producciones agrarias regionales, donde se protege la variedad tradicional de uva Monastrell y se regulan las superficies de plantación para evitar su desaparición", ha agregado el portavoz de la organización agraria.

Contador

Para leer más