Casi un centenar de personas se reincorporan en 2017 al mercado laboral a través de Jesús Abandonado

Responsables de proyectos de Jesús Abandonado junto al presidente José Moreno
EUROPA PRESS
Actualizado 04/12/2017 13:06:49 CET

MURCIA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Casi un centenar de personas ha conseguido reinsertarse en el mercado laboral y encontrar un empleo en 2017 a través de alguno de los proyectos y programas puestos en marcha por la Fundación Jesús Abandonado. Así lo han anunciado los responsables de la fundación benéfica este lunes.

En concreto, han sido 96 las personas que han conseguido un empleo en los últimos 12 meses, a través de las distintas acciones del Programa de Formación y Empleo. De este modo, un total de 26 de estas inserciones laborales se han completado a través del Programa Incorpora de la Fundación, y el resto, unas 70, a través del Programa Emplea.

El presidente de Fundación Jesús Abandonado, José Moreno, ha presentado la tradicional campaña de Navidad de la fundación, que acentúa "la presencia de Jesús Abandonado en la sociedad". Y es que, ha apuntado Moreno, la fundación "intenta conectar la sensibilidad de la ciudadanía con la necesidad de nuestros usuarios, que aparece en esta época de un modo especial".

La campaña de este año, con el eslogan 'Más de comer, más que dormir', hace un llamamiento a la búsqueda de la dignidad humana, "que es el leitmotiv de la Fundación, ya que desde el año 2010 trabajamos por ofrecer a esta parte de la sociedad que nos necesita mucho más que comer y dormir, como reza nuestro eslogan", ha señalado José Moreno.

En ese sentido, el presidente ha destacado la nueva imagen, en la que se puede ver una pirámide de necesidades humanas "pero invertida, con la dignidad como base, que nace del cuidado de la salud y la inserción en el mundo laboral, una vez que quedan cubiertas las necesidades básicas de comer y dormir", ha añadido.

Y se que, ha subrayado, "para nosotros es esencial que la integración en la sociedad sea cargada de dignidad", ya que "todas las personas, independientemente de su historia, su formación o su familia, son dignas, irrepetibles y únicas"

El eslogan describe la actividad de la Fundación Jesús Abandonado en los últimos años que, en palabras de José Moreno, "más que un eslogan es un desafío", ya que "hay que sacarlos del círculo de la pobreza e insertarlos en el que la normalidad".

De este modo, el área de Sensibilización y Voluntariado, que dirige Ana Caballero, es "esencial" para conseguir concienciar a la sociedad. Cuenta con la colaboración de más de 350 voluntarios que ponen en marcha, entre otros, el proyecto de sensibilización educativa 'Escuela Amiga' y el taller de teatro, con la reciente creación de la Compañía 'MÁS'.

Además, se ha creado una red de profesionales de la salud que ponen sus conocimientos al servicio de los usuarios de Jesús Abandonado de manera totalmente gratuita, entre los que se encuentran podólogos, ginecólogos, odontólogos, enfermeros, psicólogos y psiquiatras que forman el proyecto 'De la cabeza a los pies'.

"Con este nombre queremos remarcar lo que nuestros voluntarios hacen por cuidar de la salud de las personas que llegan a la fundación", ha explicado Ana Caballero, quien ha presentado recientemente el proyecto en un congreso a nivel nacional.

Por otra parte, el área de Formación y Empleo ofrece información, orientación y asesoramiento a los usuarios que realizan cursos de capacitación profesional y se encuentran en búsqueda activa de empleo.

Así, el Programa Emplea, que está desarrollado en colaboración con el Fondo Social Europeo y el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), elabora itinerarios individuales de inserción laboral destinados a personas sin hogar o en riesgo de exclusión social, con el objetivo de mejorar el nivel de empleabilidad de las personas en situación de exclusión social y cuenta con dos ejes fundamentales como son la orientación laboral y la formación.

Así lo ha explicado la responsable del programa Emplea, Cristina Lucas, que ha avanzado que en la acción de orientación laboral se diseñan itinerarios de inserción individuales para que cada usuario logre sus objetivos. De este modo, este año se han desarrollado 17 actividades formativas en cuatro niveles, como son prelaboral, básico, complementario y ocupacional, con una media de 15 participantes por curso, con talleres de búsqueda de empleo, de competencias básicas y de habilidades sociales, entre otros.

Además, a través del Programa Incorpora, desarrollado en colaboración con la Obra Social La Caixa, el equipo de orientadores y prospectores de la Fundación establece vínculos con las empresas de la Región de Murcia para conseguir oportunidades de contratación destinadas reintegrar al mundo laboral a las personas en riesgo de exclusión. Su responsable, Joaquín Castaño, ha mostrado su agradecimiento a las empresas de la Región "por la sensibilidad que tienen con la Fundación Jesús Abandonado".

En 2017 han sido 100 personas las que han pasado por este servicio de Jesús Abandonado y se han conseguido 70 inserciones laborales, de las que 40 han sido gestionadas directamente por el Programa Incorpora. Las 30 restantes se han producido a través de búsqueda activa de trabajo por parte de los usuarios por la orientación que han recibido en el seno de Jesús Abandonado.

30 AÑOS CONTRA LA EXCLUSIÓN

Este mes de diciembre se cumplen 30 años de la apertura de las puertas de lo que fue la primera casa de acogida de Jesús Abandonado y en el mes de marzo los cumplirá su constitución en Fundación, ha recordado el presidente de la Fundación.

En sus inicios fueron 30 camas las que estaban a disposición de los que pudieran necesitar cobijo. En la actualidad, han remarcado fuentes de la Fundación, son 198 las plazas de alojamiento que se gestionan en el Centro de Acogida, además de otras 76 que se encuentran distribuidas entre viviendas tuteladas y pensión social. El nivel de ocupación de estos servicios de alojamiento siempre se encuentra en torno al 98% y, en situaciones de extrema necesidad por climatología o cualquier situación adversa, se redoblan esfuerzos.

Las proyecciones de futuro para la Fundación son ampliar cada año las áreas de intervención, con el fin de lograr que la mayor parte de los usuarios consigan la recuperación plena, la inserción económica y una vida autónoma. Esto sólo es posible, han asegurado, gracias al desarrollo continuo de servicios, a la atención ininterrumpida los 365 días al año y a la de labor voluntarios, profesionales y colaboradores.

Finalmente, el presidente ha invitado a todos a participar en los "acontecimientos más significativos de nuestra casa y que ya son una tradición de cara a las próximas navidades", entre los que se encuentra la inauguración del belén del Centro de Acogida, que estará amenizada con la actuación musical de la peña huertana El Apio de Patiño, el próximo 17 de diciembre a las 11.00 horas.

Además, se van a realizar varias actividades como un taller de dulces y, el día de Nochebuena, a las 19.00 horas, se celebrará la tradicional Misa de Gallo, oficiada por el Obispo Don José Manuel Lorca Planes.

Actualmente, la Fundación benéfica atiende a unas 4.500 personas al año, que de una manera u otra usan algunos de los servicios que presta a la sociedad.

José Moreno ha asegurado que, en la actualidad, se atiende a una proporción mayor de personas de origen subsahariano que nacionales. "En la época de la crisis más dura, la proporción de nacionales era mayor", ha asegurado, al tiempo que ha matizado que "ha llegado a haber 104 nacionales que asistían al comedor social".