CROEM no aprecia presiones "inflacionistas ni deflacionistas a corto plazo"

Actualizado 15/12/2015 11:13:21 CET

MURCIA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (CROEM) ha valorado, tras conocer los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) del mes de noviembre, que la Región de Murcia suma ya 19 meses sin aumentos remarcables en los precios, razón por la que, a corto plazo "no se aprecian presiones, ni inflacionistas ni deflacionistas, más allá de las ocasionadas por los vaivenes de los productos energéticos".

En concreto, recuerda que la inflación acumula en la Región de Murcia 19 meses consecutivos de atonía, con tasas que nunca han llegado a alcanzar valores positivos. Al igual que en ocasiones anteriores, la evolución del IPC en noviembre ha estado muy ligada a la de los precios de los carburantes y combustibles, que han moderado su ritmo de descenso hasta el -13,5 por ciento, desde el -15,3 por ciento de octubre.

Así se aprecia en los grupos más dependientes de dicha rúbrica, como Transporte, que pasa de -6,1 por ciento en octubre a -4,9 por ciento en noviembre) y gastos asociados a Vivienda (-2,1 por ciento), que incluye Electricidad, gas y otros combustibles.

En el resto de grupos, hay una relativa estabilidad, si bien resulta destacable que todos ellos se encuentran ya en tasas positivas. Aun así, las presiones inflacionistas son limitadas, pues las mayores variaciones, que se dan en Alimentos y bebidas no alcohólicas (+1,4 por ciento) y en Otros bienes y servicios (+1,6 por ciento), se mantienen todavía en niveles moderados.

Este comportamiento diferenciado, con caída de precios en productos energéticos y pequeños aumentos en el resto, tiene reflejo según la patronal en la denominada inflación subyacente, que excluye del cálculo las partidas más volátiles, como alimentos no elaborados y energía. Esta suma ya siete meses consecutivos en valores positivos, alcanzando en noviembre un aumento del +0,9 por ciento, en línea con la media nacional (+1 por ciento).

En este sentido, la evolución a la baja de determinados precios como el de los carburantes cuenta con efectos positivos netos para la economía regional (y nacional), al reducir costes de producción e incrementar la renta disponible de los hogares.

No obstante, CROEM cree que "será importante, en cualquier caso, que el aumento de la inflación subyacente permita mantener márgenes comerciales y originar bajadas en los tipos de intereses reales".

Para leer más