Declarado Bien de Interés Cultural el yacimiento de 'Los Torrejones' de Yecla

Noelia Arroyo
COMUNIDAD
Publicado 14/11/2018 12:57:52CET

MURCIA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha aprobado, a propuesta de la Consejería de Turismo y Cultura, la declaración como Bien de Interés Cultural, con categoría de zona arqueológica, del yacimiento de 'Los Torrejones', en el término municipal de Yecla.

Este yacimiento romano responde al tipo denominado villa rústica, explotación agraria típica de época romana. Se encuentra en el paraje homónimo localizado a tres kilómetros al este de Yecla.

Fue una de las cuatro grandes villas (junto a las de Marisparza, Casa de la Ermita y El Pulpillo) en torno a las cuales se estructuró el territorio y la explotación agropecuaria en la zona de Yecla en época romana.

Ubicado en una encrucijada de varias vías naturales que comunicaban el Levante con Andalucía y la costa mediterránea con la meseta, abarca una extensión aproximada de más de 4 kilómetros cuadrados, de los cuales sólo se ha excavado una mínima parte.

Los materiales recogidos en el terreno documentan que la ocupación de este terreno no se limita exclusivamente a la época romana, sino que se extendería desde época ibérica (siglos V-IV a.C) hasta bien avanzada la Edad Media (siglo XIII) al final de la dominación islámica.

La villa de Los Torrejones fue ocupada de manera continuada al menos durante 600 años. En la etapa inicial, las estructuras se caracterizaron por su sencillez arquitectónica: muros de piedra unidas a hueso y pavimientos de tierra apisonada. Unas décadas más tarde la villa es arrasada, no se sabe si intencionadamente o no, y construida de nueva planta.

Tras un largo periodo en el que el establecimiento rural de Los Torrejones apenas experimenta reformas, durante el siglo IV se produce una segunda gran reforma de la que la obra más importante es la construcción de unas termas pavimentadas con un pavimento de mármol polícromo.

Uno de los aspectos destacables de la villa es la excavación de una torre. Es probable que la villa fuera un recinto rectangular, flanqueado en cada una de sus esquinas por una torre, con el fin no sólo de dominar su territorio, sino de protegerse en una época convulsa.

Los materiales que ha aportado el yacimiento han sido muy abundantes y de gran riqueza: bajorrelieves en mármol, restos de estatuaria, monedas, cerámicas, mosaicos y más recientemente estucos pintados policromos con motivos decorativos faunísticos, vegetales, geométricos, vinculados a un edificio monumental de época adrianea aún no excavado pero sacado a la luz en las excavaciones de 2014 y asociado a la estatuaria excepcional encontrada en esta campaña: busto de Adriano procedente de talleres imperiales y una cabeza y pies de Afrodita.