Detenidas cinco personas en Murcia por retener durante 5 meses a una mujer para celebrar un matrimonio forzado

419204.1.644.368.20181219110047
Vídeo de la noticia
Publicado 19/12/2018 11:00:47CET

Los arrestados tenían a la mujer privada de libertad en la pedanía de Alquerías donde era forzada a mantener relaciones sexuales

MURCIA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco personas como presuntos autores de un delito de trata de seres humanos, tras intentar celebrar un matrimonio forzado a cambio de 2.000 euros con una joven a la que tenían privada de libertad en un domicilio de la pedanía de Alquerías (Murcia).

La mujer, que fue retenida durante cinco meses, era obligada a mantener relaciones sexuales con quien iba a contraer matrimonio y logró escapar de sus captores, de nacionalidad búlgara, llegando en tren hasta Alicante donde buscó auxilio en dependencias de la Policía Nacional, según informaron fuentes de la Policía Nacional en un comunicado.

Las investigaciones se iniciaron tras presentarse en dependencias policiales una joven de 19 años que apenas hablaba español. La mujer manifestó a los agentes que había sido vendida a una familia búlgara residente en Murcia con el objetivo de que se casara con uno de sus hijos, habiendo estado retenida en el domicilio durante cinco meses.

Fruto de las pesquisas se supo que, a finales del pasado mes de junio, la joven había sido vendida por su propia familia a otra familia de origen búlgaro residente en Alquerías (Murcia) a cambio de 2.000 euros. La víctima había sido trasladada con engaños desde Bulgaria a España y, nada más llegar a Murcia, fue obligada a comprometerse con un varón búlgaro quien la obligó a mantener relaciones sexuales.

OBLIGADA A CONSTRUIR PALÉS

Durante los cinco meses que estuvo retenida, fue sometida a continuas agresiones, amenazas e insultos por parte de todas las personas que vivían en la casa. Además, la obligaron a trabajar construyendo palés sin recibir ningún tipo de sueldo con objeto de que amortizase el dinero que había costado el intercambio.

En el tiempo que estuvo privada de libertad, la joven logró escapar en una ocasión aprovechando un momento de despiste de sus captores con el objetivo de regresar a su país, pero en su huída fue localizada por uno de los carceleros quien a punta de pistola la obligó a regresar amenazándola con matarla, según las mismas fuentes.

Al finalizar las investigaciones fueron arrestados los cinco miembros de la familia que la mantenía retenida: tres hombres y dos mujeres, todos de nacionalidad búlgara y con edades comprendidas entre los 28 y los 54 años. El patriarca, en el momento de su detención, reconoció que había comprado a la chica para que se casase con su hijo.

Una vez asistida y siguiendo los protocolos establecidos, dada la gravedad de los hechos, se proporcionó a la víctima la asistencia y protección debida. Durante el registro en el domicilio de los arrestados se localizaron numerosas pertenencias de la víctima y la pistola utilizada para amenazarla. Tras poner a los arrestados a disposición judicial, se decretó prisión provisional para dos de ellos quedando los demás en libertad con cargos.