El ejercicio, el alcohol o los antiinflamatorios pueden hacer más intensas las reacciones alérgicas a alimentos

Recursos fiestas Navidad
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 24/12/2018 11:24:31CET

Las consultas de alergología experimentan un repunte de pacientes en Navidad por reacciones al marisco, frutos secos, frutas y vegetales

MURCIA, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las consultas de alergología experimentan un repunte de pacientes en Navidad por reacciones a productos como el marisco, los frutos secos, las frutas y alimentos vegetales debido a las frecuentes comidas familiares o fuera de casa. Además, la intensidad de estas alergias puede aumentar ante determinados estímulos como el ejercicio físico, el alcohol o los antiinflamatorios.

Así lo ha advertido el jefe de sección de Alergología del Hospital Reina Sofía de Murcia, Juan Carlos Miralles López, quien ha reconocido que en una época como la Navidad "suele haber un repunte de cuadros de urticarias, angioedemas o, incluso, reacciones más graves como anafilaxias por alergia alimentaria" debido a las frecuentes comidas con productos que no son habituales en la dieta.

En concreto, las reacciones alérgicas más frecuentes en Navidad se deben a los frutos secos, que se consumen mucho en Navidad y a la ingesta de marisco, que es un alimento "bastante alergénico y que también se consume bastante en Navidad". De la misma forma, en estas fechas también se producen muchas reacciones a frutas y alimentos vegetales.

En el caso del marisco, Miralles señala que los productos que generan reacciones alérgicas con más frecuencia son los crustáceos como la gamba, la cigala, el langostino o la quisquilla.

Asimismo, este alergólogo advierte que en la Región hay una incidencia frecuente de reacciones a frutas que contienen la proteína 'LTP' o proteína transportadora de lípidos, que es un panalérgeno presente en muchos alimentos vegetales. En Murcia, está presente principalmente en las denominadas frutas rosáceas como el melocotón, el albaricoque o la manzana y, sobre todo, se localiza en la piel de estas frutas.

RECOMIENDA ADOPTAR PRECAUCIONES

Con el fin de prevenir posibles efectos adversos y complicaciones, Miralles siempre recomienda en la consulta a sus pacientes con alergias diagnosticadas que sean "muy cuidadosos" a la hora de ingerir alimentos en fiestas, sobre todo, cuando comen fuera de casa, en restaurantes.

En concreto, recomienda llevar mucho cuidado por ejemplo, con las salsas, que "pueden llevar determinados ingredientes que no están especificados y pueden provocar una reacción". Para prevenirlo, recomienda a los pacientes alérgicos que siempre informen al personal del restaurante de la alergia que sufren. Asimismo, aconseja que siempre tengan un kit de medicamentos "a mano" con el que puedan hacer frente a una posible reacción alérgica.

A aquellos pacientes que tienen alergia y han padecido episodios graves en el pasado, como anafilaxia, Miralles les recomienda que siempre lleven adrenalina en autoinyector para que se la puedan administrar rápidamente en caso de necesidad.

De la misma forma, Miralles lanza una advertencia especial a los pacientes con alergia al anisakis simplex, a quienes ha recomendado que todo el pescado y marisco que consuman "esté perfectamente congelado, al menos, durante 48 horas a -20 grados centígrados". Además del proceso de congelación, aconseja que sean alimentos "muy cocinados" con el fin de matar las larvas que puedan contener.

En el caso de que el paciente no sepa que es alérgico y no esté diagnosticado, Miralles reconoce que las reacciones son "imposibles de predecir". Si la persona nota algún síntoma como urticaria, lesiones en la piel o picor generalizado, aconseja parar de comer y "solicitar ayuda médica rápidamente, acudir a un centro sanitario cercano o llamar al Teléfono Único de Emergencias 1-1-2".

En este sentido, recomienda tener precaución a las personas que ya tienen alergia a algún alimento y, más concretamente, con productos parecidos a los que ya tienen diagnosticados. "Les decimos que, si toman alimentos que puedan tener una cierta similitud, que los consuman con precaución aunque lo estén tolerando", remarca.

Miralles ha afirmado que, efectivamente, en las fechas navideñas se produce un repunte de pacientes atendidos por reacciones alérgicas e, incluso, de intoxicaciones. "Muchas veces, cuando los productos que se consumen no están en buen estado, también pueden producir algún tipo de reacción, aunque no es una reacción propiamente alérgica", puntualiza.

Aunque este tipo de repuntes se aprecia, sobre todo, en los servicios de Urgencia, los alergólogos también perciben un incremento en los pacientes que acuden posteriormente a sus consultas, aunque no hay cifras concretas que reflejen este aumento.

COFACTORES QUE AUMENTAN LA INTENSIDAD

Miralles ha advertido que, a veces, las alergias alimentarias aumentan ante determinados estímulos que los alergólogos llaman 'cofactores'.

En concreto, el cofactor más relevante a la hora de incrementar una alergia alimentaria es el ejercicio físico. "Hay personas que pueden consumir un determinado alimento y no presentar reacción o solo una reacción leve, pero se hace más intensa al hacer ejercicio físico", según este alergólogo.

Asimismo, puntualiza que hay otros cofactores como el consumo de alcohol o la ingesta de determinados medicamentos. En concreto, "se ha demostrado que la toma de determinados antiinflamantorios como el Ibuprofeno, el Naproxeno o el Voltarén puede actuar como cofactores e incrementar la intensidad de una reacción alérgica a un determinado alimento", añade.

FACTORES AMBIENTALES

En cuanto a factores ambientales, ha destacado que la Región "es un sitio muy malo para ser alérgico al polen" a diferencia de la zona norte de España, donde la gente que suele ser alérgica a las gramíneas "se pone muy mal los tres o cuatro meses de primavera" pero el resto del año se encuentra bien.

Miralles explica que los pacientes alérgicos a varios tipos de pólenes en la Región de Murcia "pueden estar mal todo el año" debido a las características climáticas de la Comunidad, ya que es una zona "muy seca, con unas temperaturas muy suaves durante el año y un invierno que no suele ser muy prolongado y es suave excepto algunos días".

De esta forma, en la Región de Murcia hay pólenes específicos de invierno como la Artemisia, que poliniza los meses de diciembre y enero. La gente que es alérgica al mismo puede ponerse mal en las fechas de Navidad con síntomas respiratorios, rinitis y, en ocasiones, asma, según Miralles.

En enero o principios de febrero empieza a polinizar el ciprés hasta el mes de abril y, antes de que finalice su efecto, comienza el plátano de sombra y las gramíneas; luego continúa el olivo y las gramíneas en primavera, a lo que se suman las amarantáceas que polinizan en primavera y verano; así como la parietaria, que poliniza en primavera. En otoño llega otro brote de amarantáceas, de parietaria y de gramíneas.

"Realmente, tenemos pacientes sensibilizados a varios tipos de pólenes que están afectados todo el año", lamenta Miralles.