Publicado 11/08/2015 13:38CET

Entra en funcionamiento un nuevo tramo de la Costera Norte de Murcia

Bernabé y Ballesta en la inauguración tramo Costera Norte de Murcia
COMUNIDAD

MURCIA, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Fomento e Infraestructuras, Francisco Bernabé, y el alcalde de Murcia, José Ballesta, han inaugurado este martes el tramo de la Costera Norte de Murcia, que conecta la antigua carretera A-4 con la autovía A-7, "uno de los ejes prioritarios en la planificación viaria de la ciudad al constituir una vía de gran capacidad fundamental para el acceso a la autovía desde las urbanizaciones y las poblaciones de El Esparragal, Cabezo de Torres y Monteagudo".

Hay que recordar que la Costera Norte, que dispone de un presupuesto total de 34,6 millones de euros, unirá El Esparragal con La Ñora, a lo largo de una longitud de 13,3 kilómetros.

Al respecto, Bernabé ha señalado el "carácter vertebrador" del nuevo tramo de esta infraestructura viaria de alta capacidad que, además, "ejercerá como vértice de cohesión con el área comercial de la zona norte del municipio, donde también se localiza el estadio de fútbol Nueva Condomina, con lo que los ciudadanos de Murcia verán muy mejorada la seguridad, la comodidad y la agilidad a la hora de efectuar los desplazamientos".

Por ello, ha puesto de manifiesto la "profunda transformación que ha experimentado este trazado, ya que los trabajos realizados han permitido que disponga de dos carriles por sentido, lo que significa duplicar la capacidad de la carretera, que hasta ahora contaba con sólo uno, y la construcción de una rotonda para el acceso a las urbanizaciones de la zona".

El ramal abierto al tráfico tiene cerca de un kilómetro de longitud y ha supuesto la inversión de 2.077.524 euros por parte de la Consejería de Fomento, que se suma a los otros tramos ya en funcionamiento de la Costera Norte. Una vez finalizada tendrá un trazado total de 13,3 kilómetros, para lo que se cuenta con un presupuesto de casi 35 millones.

La construcción de la Costera Norte, financiada íntegramente por la Comunidad con un presupuesto de 67 millones de euros y ejecutada bajo la dirección de la empresa municipal Urbamusa, "muestra la firme apuesta del Gobierno regional por la mejora de las comunicaciones por carretera y la vertebración de la Región", ha dicho el consejero.

Asimismo, Bernabé y el alcalde de Murcia han comprobado el "buen ritmo de ejecución" de los cuatro tramos adyacentes, que suman una longitud de algo más de 3,2 kilómetros y cuentan con un presupuesto de 10 millones de euros, que podrían estar finalizados este año.

Estos cuatro tramos en ejecución son el que comienza en el acceso a las urbanizaciones Ladera-Glorieta con el acceso norte a Cabezo de Torres, el vial que conecta este último punto con el enlace de la carretera A-4, el trazado que comienza en la intersección de la Costera con la vía A-4 hasta llegar al acceso de la zona industrial y el tramo que une el área industrial con la rotonda de acceso a urbanizaciones-Santomera.

La Costera Norte, el nuevo vial de alta capacidad que enlazará desde El Esparragal hasta La Ñora, cuenta con un nuevo tramo en funcionamiento. Se trata de cerca de un kilómetro de longitud que conecta la antigua carretera A-4 con la autovía A 7 que, tras las obras efectuadas, ha permitido su desdoblamiento con dos carriles, hacia el enlace con la autovía y hacia el resto de poblaciones del este de Murcia (Santomera, urbanizaciones, etc.). Además de dar acceso a la autovía, también supone un importante nudo de conexión con los centros comerciales de la zona norte del municipio y el estadio Nueva Condomina, con gran intensidad de tráfico en momentos puntuales.

Al acto también ha acudido el concejal de Fomento, Roque Ortiz; y el director general de Carreteras, José Antonio Fernández Lladó.
Ballesta ha hecho hincapié en los beneficios que reportará la Costera Norte para los murcianos en una doble vertiente.

Por un lado, ha destacado la mejora directa que tendrá sobre la movilidad urbana, al constituir el cierre del cinturón arterial en el entorno de la ciudad, en su zona norte, pero también, y "quizá más importante, el incremento sustancial en la calidad de vida de quienes residen en estas pedanías, que recuperarán sus calles para ellos al reducir significativamente la presencia de los vehículos en el centro de estas poblaciones".