Fundación Jesús Abandonado resalta el sinhogarismo como factor de riesgo con motivo Día Internacional de la Salud Mental

María José García, psicóloga de la Fundación, atendiendo persona
FUNDACIÓN JESÚS ABADONADO
Publicado 09/10/2018 11:09:37CET

La institución resalta que el carecer de una vivienda digna y la exclusión social lleva en muchos casos asociada una patología mental

MURCIA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Jesús Abandonado llevó a cabo de enero a septiembre del año 2018 un total de 610 intervenciones a un centenar de personas distintas a través de su área de salud mental, como explica María José García, psicóloga de la institución. Así, y con motivo del Día Internacional de la Salud Mental, que se conmemora todos los 10 de octubre, la Fundación Jesús Abandonado pone de relieve el factor de riesgo que supone el carecer de una vivienda digna para sufrir algún tipo de enfermedad mental.

"Cada año hemos podido destinar más recursos a este área, que consideramos clave en la atención que prestamos a las personas sin hogar", como demuestran el aumento de las intervenciones, de 161 en el año 2013 a las 731 llevadas a cabo en 2017.

El equipo de atención psicológica está formado por dos psicólogas y un psiquiatra voluntario, que realizan sesiones semanales a todas las personas acogidas por la institución y necesiten de apoyo psicosocial.

"En este servicio se trabaja para orientar cualquier patología de salud mental tanto psicológica como psiquiátrica, y así poder ayudar más específicamente a quienes atendemos", afirma María José García.

El perfil de las atenciones son mayoritariamente a hombres, en más de un 75 por ciento, "aunque el número de mujeres ha aumentado de forma considerable" hasta alcanzar el 25 por ciento restante.

Por su parte, el Dr. Juan Manuel Soria, psiquiatra voluntario de la institución, explica que en un estudio realizado por la Dra. Amanda Trigo con personas acogidas en la Fundación, publicado en el año 2016, "se constata la alta incidencia de trastorno mental y/o toxicomanías en personas sin hogar".

"Este porcentaje elevado", prosigue Soria, "confirma la asociación de exclusión social y patología mental, con la particularidad de que estas personas no hacen uso de los servicios públicos de Salud Mental de una forma habitual y constante".

"Por tanto, uno de los objetivos del trabajo en la Fundación Jesús Abandonado es normalizar la atención que estos pacientes requieren por parte de la administración pública a ese nivel".

Para Daniel López, director de la institución, "la situación de sinhogarismo es, sin duda alguna, la expresión más grave y dramática dentro de la exclusión social", ya que "carecer de un hogar es un factor de riesgo para la enfermedad mental".

Así, junto a esta situación de exclusión y problemas de salud mental "se entremezclan factores personales, síntomas de la propia enfermedad y factores sociales y económicos".

Por ello, la Fundación Jesús Abandonado tiene como uno de los retos de aquí a final de año y para el 2019 "poner en marcha recursos residenciales donde se produzca un desarrollo comunitario y se facilite el trabajo de los profesionales de una manera más flexible".

De esta manera, "podremos tener una herramienta más para mitigar y prevenir la exclusión social en personas que padezcan algún tipo de enfermedad mental".

"Queremos desarrollar una herramienta preventiva y paliativa adecuada basada en la aproximación del recurso desarrollando un programa específico de salud mental dirigido a personas sin hogar", remarca Daniel López.

Las intervenciones llevadas a cabo en la Fundación Jesús Abandonado actualmente comprenden una gran variedad de tareas, desde acompañar en terapia y fomentar la autonomía en toma de decisiones, habilidades sociales, gestión emocional o autocontrol, hasta otras como realizar acompañamientos a diferentes centros de salud mental de Murcia para las citas con los especialistas.