Publicado 20/12/2021 11:18CET

La Guardia Civil sorprende a un furtivo mientras capturaba aves fringílidas en Cartagena

Un agente posa con las aves intervenidas
Un agente posa con las aves intervenidas - GUARDIA CIVIL

Había colocado una red de doble manto accionada a distancia

CARTAGENA (MURCIA), 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil investiga a un hombre tras ser sorprendido mientras intentaba capturar pájaros jilgueros en un paraje del municipio de Cartagena, informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) le atribuye la presunta autoría de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Las actuaciones se iniciaron cuando, gracias a la colaboración ciudadana, la Guardia Civil fue informada de unas posibles irregularidades de caza de aves fringílidas, al parecer mediante una red, llevadas a cabo junto a la vía verde de Cartagena, entre La Guía y La Aljorra.

Los efectivos del SEPRONA se trasladaron hasta el lugar, lo inspeccionaron y sorprendieron a un hombre que tenía instalada una red de doble manto que se accionaba a distancia mediante una cuerda.

Junto a la red, y en sus alrededores, había colocado ocho jilgueros y un lúgano a modo de reclamo y cimbeles para atraer a las aves fringílidas y poder capturarlas. Además, los agentes hallaron diez jilgueros, ocho pardillos y un verderón que, al parecer, acababan de ser capturados.

La investigación ha culminado con la investigación del sospechoso como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por utilizar artes prohibidas para la caza de aves fringílidas.

Las diligencias instruidas y las artes incautadas han sido puestas a disposición del juzgado de Instrucción de Cartagena. Todas las aves han sido decomisadas y entregadas al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle, de Murcia.

SILVESTRISMO

El silvestrismo es la afición a la captura y cuidados en cautividad de ciertos pájaros de campo, de la familia de los fringílidos, como los jilgueros, para su adiestramiento en el canto.

En la actualidad, la captura en el medio natural de estas especies no está permitida. Para fomentar la recuperación de la población silvestre de aves fringílidas, disposiciones legales promueven su cría en cautividad.

El Código Penal, en su artículo sobre delito relativo a la protección de la flora y la fauna, establece penas de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a 24 meses y, en todo caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar o pescar por tiempo de uno a tres años.

Contador

Para leer más