Actualizado 17/08/2009 19:31 CET

Más de un centenar de taxistas se concentra en Murcia en solidaridad con compañero apuñalado y reivindica mayor seguridad

Delegación del Gobierno ofrece toda la colaboración, aunque aplaza la reunión con González Tovar a septiembre

MURCIA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

Mas de un centenar de taxistas, según la Asociación Profesional Murciana de Radio-Taxi, y unos 50 según Policía Local, se concentró hoy ante las puertas de la Delegación del Gobierno en solidaridad con el compañero que fue apuñalado la semana pasada por un cliente en Molina de Segura y que evoluciona de forma favorable; así como para reivindicar medidas más seguras para el sector.

Según explicó a Europa Press el vicepresidente de la asociación, Manuel de las Heras, "hemos conseguido congregar entre el 60 y el 70 por ciento en esta manifestación simbólica", al tiempo que recordó el intrusismo profesional y la inseguridad con la que "vivimos día a día". "Todas las medidas que tomemos son preventivas, ninguna es fiable cien por cien", añadió.

Aunque no estaba previsto, el vicesecretario general de la Delegación del Gobierno, Tomás Escobar, se reunió con los presidentes de la Federación del Taxi de la Región de Murcia y por la Federación Regional del Taxi, José Corbalán y Álvaro Verdú, respectivamente.

Al término de la reunión, ambos explicaron que la Delegación se comprometió a agudizar, "en la medida que se pueda", las inspecciones en los taxis, sobre todo en lugares poco habituales y en horas intempestivas, de forma que "podamos hacer una especie de filtro".

Y es que, remarcó, "la panacea no existe y mientras haya una persona con una navaja con ganas de matar no hay nada que se lo impida, aunque por lo menos vamos a intentar depurar la situación de inseguridad que tenemos".

Señaló además que se les había aclarado el malentendido con unas declaraciones realizadas por González Tovar, y "que nos había llevado, entre otras cosas, a presentarnos ante sus puertas"; así como que estudiarán colocar video-cámaras en el interior del vehículo de los taxistas, ya que "podría rayar la intimidad de los clientes".

Para Corbalán, "la sensibilidad que han demostrado es digna de tener en cuenta en momentos como éste, reconforta, aunque evidentemente no te quita el problema de encima". "La situación es agridulce, hemos sido bien tratados pero esperamos resultados". Lamentablemente, apostilló, "todo se aplaza a septiembre".

Hasta entonces "estaremos a la expectativa", apostilló Verdú. Algo que molestó al centenar de trabajadores allí congregados, quienes indicaron que "en quince días puede ocurrir de todo. Nosotros ni los agresores entendemos de agendas políticas".

Tras el encuentro, la Delegación del Gobierno comunicó, a través de una nota de prensa, su disposición a colaborar con el mencionado colectivo profesional en todas aquellas medidas de su competencia que permitan incrementar la seguridad en los trabajadores del taxi y facilitar la implantación de aquellas tecnologías que favorezcan dicho objetivo.

En este sentido, el delegado del Gobierno en Murcia, Rafael González Tovar, reiteró su solidaridad al colectivo de taxistas de la Región por el incidente acontecido la pasada semana y el interés por la evolución del estado de salud de Adolfo Granja, el deseo de su pronta recuperación y su solidaridad tanto con su familia como con el colectivo de taxistas de la Región.