La mayoría de las 10.040 personas atendidas en lo que va de año por el Teléfono de la Esperanza aseguran sentirse solas

Mayor, anciano, soledad
HUY PHAN - Archivo
Actualizado 18/11/2018 10:03:46 CET

Su presidenta destaca "el riesgo de invisibilizar a las personas atrapadas en la precariedad" y llama a empatizar con ellas

MURCIA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Teléfono de la Esperanza de Murcia ha atendido a 10.040 personas en lo que va de año, 6.626 mujeres y 3.414 hombres. La franja de edad más numerosa es la de entre 48 y 52 años en las mujeres (1.415), seguida de las de 38 y 42 años (1.234); y en los hombres las franjas de edad predominantes son las de entre 53 y 57 años (631), seguida de los de 48 y 52 años (577).

En cuanto a los sentimientos, el de soledad indican que lo sufren 3.271 mujeres entre 36 y 50 años, seguidas de las de más de 50 años (1.150). También los hombres entre 36 y 50 años (1.635) manifiestan sentirse solos. Además, un 12 por ciento de las mujeres que llaman indican que tienen "crisis en su proyecto vital y falta de sentido", llegando esta misma crisis al 13 por ciento de los hombres.

Así, la presidenta del Teléfono de la Esperanza de Murcia, María Guerrero, explica en declaraciones a Europa Press, que la mayor concentración de llamadas que reciben tienen que ver con la soledad, "que está directamente relacionada con la falta de escucha".

Guerrero advierte de "la pobreza emocional en la que está cayendo la sociedad"; es decir, "la incapacidad que tenemos las personas para conectar con nuestro propio mundo emocional, el ser afectivos y empáticos" y cuando esto falta "no se puede producir el encuentro y la comunicación", lo que deriva en la soledad.

Tras lo que ha destacado que a veces, "nos sustentamos más en el tener que en el ser, en el conseguir que en el lograr, en las posesiones que en quienes somos", esto "nos empobrece a nivel personal y como sociedad".

Así, corremos el riesgo de invisibilizar a las personas atrapadas en la precariedad, dando como resultado la indiferencia, la violencia, la aporofobia, "situaciones sociales que están desestructurando". Y es que "estamos llegando a un punto en el que ver a una persona en la calle ni nos mueve ni nos conmueve".

Desde el Teléfono de la Esperanza de Murcia lanzan un llamamiento a las administraciones públicas, las organizaciones no gubernamentales, los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones internacionales, las comunidades religiosas y a toda la sociedad civil "para convertir la erradicación de la pobreza en la primera y urgente prioridad" de todos los agentes sociales que estamos comprometidos y obligados con las personas que nos necesitan y nos piden ayuda.

"Es responsabilidad de todos, de los poderes públicos, de las instituciones privadas y del conjunto de la sociedad, asegurar que no se produzcan situaciones de desigualdad y de exclusión", ha manifestado Guerrero.

Para ello, resalta, "es necesario continuar incidiendo, desde estrategias de intervención globalizadoras y transversales, en la provisión de los recursos de apoyo necesarios, en el desarrollo de acciones positivas ante las situaciones desventaja que se detecten".

Resulta, asimismo, "imprescindible" favorecer un cambio de actitudes sociales "que permitan la participación e inclusión social de este grupo de ciudadanos excluidos". Por ello demanda a todos los murcianos "practicar la escucha activa y la empatía para entender más allá de las palabras y comprometernos en dar voz al colectivo de a las personas excluidas, sin recursos y en situación de vulnerabilidad, demasiadas veces ignoradas por la sociedad".

CAMPAÑA 'ESCUCHA AL QUE NADIE ESCUCHA'

El Teléfono de la Esperanza de Murcia pretende contribuir, un año más, con el Día de la Escucha, que fue el pasado día 15 de noviembre, y del que llevan realizadas 19 ediciones, con la campaña 'Escucha al que nadie escucha. Tu rechazo duele', a fin de "aumentar la sensibilidad de la sociedad murciana y el compromiso político y social en el reconocimiento y respeto a las personas excluidas y sin derechos, como ciudadanos de pleno derecho", favoreciendo así "la igualdad y una mayor presencia en la sociedad de la que todos formamos parte".

La presidenta del Teléfono de la Esperanza destaca la importancia de la "cultura de la escucha" y su repercusión "terapéutica" en todos los ámbitos de la vida social. Este año han contado con la colaboración de la Fundación Jesús Abandonado de Murcia, entidad sin ánimo de lucro dedicada a atender de una manera integral a las personas sin hogar, en exclusión o en riesgo de estarlo. Varios de sus profesionales, psicólogos, impartieron la conferencia "La escucha en personas vulnerables".

También subraya la necesidad de estimular a los padres y educadores a que incluyan entre las materias necesarias de educación la "cultura de la escucha", indisolublemente ligada a la cultura del respeto al otro y al que piensa distinto; así como "apelar a la conciencia de los ciudadanos que muchas personas de nuestro entorno se sienten solas, incomunicadas y con una gran necesidad de ser escuchadas".