El plan de actuaciones del Mar Menor contempla más de 30 medidas para compaginar su protección ambiental y uso turístico

Celdrán preside la reunión del Comité de Participación Social del Mar Menor
COMUNIDAD
Publicado 01/10/2018 18:15:24CET

MURCIA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El plan de actuaciones del Mar Menor plantea más de 30 medidas para compaginar la protección ambiental de cada una de las playas y espacios del Mar Menor con su uso turístico.

En concreto, la primera fase de este documento hace un diagnóstico de la situación actual de la laguna, de las distintas actividades que se desarrollan en este espacio y de las infraestructuras y propone una serie de iniciativas concretas, como la creación de balnearios sostenibles, la instalación de fondeaderos temporales y ecológicos, la delimitación de zonas náutico-deportivas o el desarrollo de nuevos proyectos de investigación.

Estas medidas generales, que se traducen a su vez en propuestas concretas, se estructuran en torno a cinco áreas temáticas como son el ordenamiento de las infraestructuras náuticas y de la navegación, de las zonas de baño, de las actividades de pesca, de las náutico-deportivas y de proyectos y programas de investigación.

El consejero de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente, Javier Celdrán, ha expuesto este martes los ejes principales de este plan durante la reunión del Comité de Participación Social del Mar Menor, un foro de encuentro integrado por representantes de aquellos colectivos con intereses económicos, sociales o vecinales y que pretende fomentar el diálogo, la participación social y la búsqueda de consenso a la hora de afrontar las medidas de gestión, conservación y recuperación total de la laguna.

Durante su intervención, Celdrán ha explicado que el objetivo de este plan, que impulsa su Departamento, es "establecer de manera detallada y estructurada las actuaciones que tendrá que acometer el Ministerio para la Transición Ecológica para mantener las zonas de baño, de manera que se compatibilice el objetivo prioritario de la recuperación y conservación ambiental con su uso y disfrute de una manera responsable y sostenible".

En la reunión también se han analizado otros proyectos y actuaciones desarrollados por la Consejería de Medio Ambiente, como la instalación de los cinco balnearios en la zona sur, la retirada de fondeos y de cerca de medio centenar de embarcaciones varadas, la creación de fondeaderos ecológicos o de zonas de protección para especies características como la nacra o el caballito de mar.

La elaboración y aprobación del documento, que ahora deberá pasar por la fase de exposición pública, corresponde a la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio, que a su vez ha contratado para su redacción a expertos del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), organismo dependiente de los ministerios de Transición Ecológica y de Fomento, que se han reunido durante los meses de junio y julio con representantes de las administraciones regionales y locales con competencias en el Mar Menor, así como con científicos, técnicos, vecinos de la zona, miembros de colectivos sociales y ecologistas, cofradías de pescadores o asociaciones de empresas marítimas.

ACTUACIONES CONCRETAS

Así, en cuanto a la ordenación de las infraestructuras y actividades náuticas, el documento propone la creación de fondeaderos ecológicos para garantizar la conservación de los recursos naturales de los fondos marinos en diversas zonas de la laguna, una medida que la Dirección General de Medio Ambiente ya ha puesto en marcha en zonas como las islas del Mar Menor, así como la delimitación de zonas para uso náutico-deportivo.

Además, este plan señala otras actuaciones como la creación de un canal de navegación en la playa de Poniente, en La Manga; la instalación de marinas secas y de rampas para que las embarcaciones accedan al agua en playas como las de las Salinas, en Los Alcázares, el canal del Estacio y la playa de Poniente en San Javier o en la de Puerto Bello, en La Manga; o la rehabilitación y reparación de pantalanes como los de Canovillas, en Los Alcázares, o el de la playa Barnuevo, en Santiago de la Ribera, empleando pilares y estructuras de madera similares a los balnearios que permitan la circulación del agua.

En materia de la ordenación de zonas de baño, se recomienda realizar una clasificación de las mismas como naturales, seminaturales y urbanas para definir los usos e infraestructuras, establecer el tipo de conservación y mantenimiento y elaborar manuales de buenas prácticas de mantenimiento.

El documento hace especial hincapié en la recuperación de los balnearios tradicionales, una medida que ya está en marcha en la zona de Los Urrutias, e incluye otras propuestas como el mantenimiento de las redes antimedusas o realizar un listado de instalaciones temporales como chiringuitos, puestos de socorro o instalaciones flotantes, y la adopción de medidas que eviten afecciones sobre los recursos naturales.

En lo que se refiere a la actividad pesquera, se trata de promover la sostenibilidad minimizando el impacto sobre la laguna, para lo que entre las medidas propuestas por los técnicos del Cedex figura el fomento de la pesca tradicional en la Encañizada, el establecimiento temporal de zonas vedadas para esta actividad, la mejora del servicio de retirada de residuos pesqueros, la normalización de la identificación y señalización de las artes de pesca o el desarrollo de actividades de pesca y turismo y turismo marinero.

Por último, en lo referente a las actividades de investigación que se desarrollan en el Mar Menor, el plan de actuaciones señala la importancia de seguir en la línea actual con el lanzamiento, tal como está previsto, de una nueva convocatoria para desarrollar estudios en los ámbitos de interés señalados por el Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor, como el intercambio de agua con el Mediterráneo, la conexión entre los acuíferos del Campo de Cartagena o el movimiento de las masas de agua de la laguna.