Los puestos de vigilancia de playas del Plan Copla izan este miércoles 12 banderas rojas en La Manga

Publicado 21/08/2019 12:48:30CET
La bandera roja, izada en una playa de la Región de Murcia
La bandera roja, izada en una playa de la Región de Murcia - CENTRO DE COORDINACIÓN DE EMERGENCIAS - Archivo

MURCIA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los puestos de vigilancia de playas del Plan Copla han izado este miércoles 12 banderas rojas, que prohíben el baño, en playas de la vertiente mediterránea (mar mayor) de La Manga del Mar Menor. Otras 21 playas tienen bandera amarilla, que pide precaución en el baño.

En concreto, hay bandera roja las playas de Monteblanco, Galúa, Las Sirenas, Entremares, Zeus y Levante de Cabo de Palos, todas ellas en Cartagena; y en Banco del Tabal sur y norte, Pedrucho sur y norte y del Arenal sur y norte, de San Javier.

Mientras que la bandera amarilla ondea en playas del Hornillo, Poniente II, Matalentisco, La Higuerica y La Carolina (Águilas); Calblanque y El Portús (Cartagena); playa de Calnegre y Puntas de Calnegre (Lorca); Percheles (Mazarrón); en las playas del Estacio sur y norte y Ensenada del Esparto sur centro y norte (San Javier); y en las playas de la Barraca Quemada, Las Salinas, El Mojón, La Mota, Punta de Algas y de la Torre Derribada (San Pedro del Pinatar).

El '1-1-2' recuerda que el color de la bandera de la playa puede cambiar en cualquier momento, por lo que "es preciso estar pendiente de cual es el color de la bandera que ondea en el puesto de vigilancia antes de entrar al agua".

Para un baño seguro, el Centro de Coordinación de Emergencias recuerda acudir siempre a playas con servicio de vigilancia para poder ser atendido de inmediato en caso de urgencia, no perder de vista a los niños, ser prudente con las comidas y no bañarse hasta dos o tres horas después de comer y beber agua con frecuencia para evitar la deshidratación.

Así como protegerse del sol, no tomarlo en las horas centrales del día y cubrir la cabeza y usar crema protectora para la piel. Además, recomienda conocer la zona en la que se baña teniendo en cuenta la profundidad, corrientes y oleaje, entre otras cosas.