Actualizado 28/06/2007 13:42 CET

11-M.- El defensor de Bousbaa destaca que su cliente "es un convidado de piedra" y sólo vió a "El Chino" tres veces

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El abogado Ricardo López Sánchez indicó esta mañana en su informe definitivo de conclusiones que su cliente, Nasredine Bousbaa, "es un auténtico convidado de piedra en este proceso" y destacó que no conoce a ninguno de los co-acusados y que únicamente vió a Jamal Ahmidan, alias "El Chino" en tres ocasiones.

Nasreddine Bousbaa está acusado de colaboración con organización terrorista y falsificación de documentos, delitos para los que la Fiscalía solicita en su caso 11 años de prisión.

Según el escrito de conclusiones de la fiscal Olga Sánchez, colaboraba con Jamal Ahmidan, alias "El Chino", uno de los suicidas de Leganés, en las labores de alteración de documentos y le facilitó a finales del mes de enero de 2004, dos pasaportes y un permiso de conducir españoles en los que se colocaron las fotografías de Ahmidan y otro de los suicidas Abdennabi Kounjaa con identidades distintas y que se localización en los escombros de las ruinas de Leganés. Se encuentra en libertad tras el pago de una fianza.

Además, mantuvo varios contactos telefónicos con "El Chino" entre los días 6 y 10 de marzo, así como con Mohamed Oulad Akcha y con Rifaat Anouar, otros dos de los integrantes de la célula que falleció en la explosión de la calle Carmen Martín Gaite.

El letrado destacó que "El Chino" acudió a su cliente para aportarle unos pasaportes viejos con objeto de que comprobara si podían o no manipularse. Ambos documentos, añadió, se encontraban en muy mal estado, motivo por el que Bousbaa indicó a Ahmidan que no podían modificarse ya que hubieran quedado destruídos.

López Sánchez puso de manifiesto que su cliente ha reconocido que manipuló "algún documento" en 1999 cuando acababa de llegar a España y "tenía que ganarse la vida de alguna manera". Abandonó posteriormente esta actividad hecho que queda demostrado, según el letrado, por el registro de dos domicilios relacionados con Bousbaa en los que no se halló ningún material relacionado con falsificaciones.

Recordó que varios testigos han declarado durante el juicio que Ahmidan solía manejar documentación falsa con frecuencia e incluso buscó documentación en Tetuán a su salida de la cárcel con objeto de regresar a España, motivo por el cual "no necesita a mi cliente". Además destacó que en 2001 su patrocinado fue operado de cataratas lo que le incapacitaba para dedicarse a la falsificación co objeto de ganar dinero.

En cuanto al cruce de llamadas el abogado destacó que después de los atentados su cliente no efectuó ni recibió llamadas de ninguna persona relacionada con los atentados.