18-J.- ERC afirma que el 'sí' frena las "condiciones mínimas" para la presencia internacional de Cataluña

Actualizado 03/06/2006 17:19:30 CET

BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El dirigente de ERC Josep Bargalló advirtió hoy de que el proyecto de Estatut anula las "condiciones mínimas", que sí incluía el texto aprobado en el Parlament, "para asegurar el reconocimiento institucional de Cataluña y su presencia en el mundo", y aseguró que si no se aprueba el proyecto "se pueden hacer cosas" porque Cataluña "tiene tradición de avanzar pese a las leyes y las rebajas".

Destacó que el texto aprobado en el Parlament incluía "la presencia en organismos como la Unesco, las selecciones catalanas, la posibilidad de suscribir tratados internacionales en materias de competencia exclusiva (de la Generalitat), y la participación en la representación estatal ante las instituciones europeas en aquellos ámbitos de competencia catalana".

Constató que el texto salido de las Cortes "ha perdido estos ingredientes" y se convierte en "un impedimento político para los pasos hacia adelante evidentes que se han ido haciendo en los últimos tiempos".

Entre estos pasos destacó "los que se han dado en favor del catalán en la UE", que "no han venido de la mano de una normativa española sino de acuerdos muy claros entre el presidente del Gobierno y ERC en el Congreso, y entre el Gobierno español y la Generalitat, porque ERC estaba en la Generalitat".

Bargalló lamentó que la Mesa del Parlamento Europeo decidiera no admitir el uso del catalán "gracias a algunos grupos europeos, entre ellos el grupo del que forma parte CiU", pero constató también que "se ha vuelto a abrir la vía" para reconocer el catalán en la Eurocámara, porque "ha habido una rectificación por la cual los presidentes de grupos parlamentarios han pedido al presidente de la Cámara retomar el debate, y lo ha aceptado".

"TODO ES POSIBLE" PESE A LAS LEYES.

El dirigente republicano reclamó a todos los partidos catalanes presentes en la Eurocámara "que se planten ante sus grupos (europeos) para que esto sea posible", y recordó que "todo es posible, aunque las leyes vayan en contra y aunque el ordenamiento jurídico no lo permita".

Bargalló insistió en que "aceptar un nuevo texto jurídico que no reconoce las selecciones ni la presencia catalana en el mundo es aceptar la renuncia" a estas reivindicaciones, mientras que el 'no' "permite seguir trabajando y no renunciar a las selecciones, al catalán en Europa y a la nación catalana en el mundo".

Además, aseguró que el 'no', "contra lo que dicen los abanderados del miedo y de la renuncia, permite ir a la Unesco, a la UE, a las federaciones internacionales con la cabeza bien alta y decir que el pueblo apoya a la petición de selecciones, a participar en los organismos internacionales y a usar el catalán en las instituciones europeas".

Josep Bargalló dijo que apoyar el proyecto "es la aceptación de un nuevo marco jurídico que continúa manteniendo la no presencia catalana en las instituciones europeas, en las instituciones internacionales", por lo que el 'sí' es "la aceptación de esta no presencia".

LAS "POSIBILIDADES" TRAS MONTENEGRO.

El eurodiputado republicano Bernat Joan destacó que, con el referéndum de Montenegro en que ganó el 'sí' a la independencia, la UE "ha aceptado por primera vez que un pueblo en Europa tiene derecho a decidir y que es una equivocación decir que no se pueden mover las fronteras".

Según Joan, eso demuestra "un cambio de chip muy importante" por parte de la UE, e interpretó que se abre "una etapa llena de posibilidades para pueblos como el País de Gales, Escocia, el País Vasco y Catalunya". Además, destacó que el editorial del diario 'The Wall Street Journal' del pasado 23 de mayo aludía a estas posibilidades para cuatro casos europeos: Flandes, Valonia, País Vasco y Catalunya.

Bargalló y Joan intervinieron en un acto frente a la sede de la Comisión Europea en Barcelona, junto al ex secretario de Cooperación Exterior de la Generalitat y al ex director de la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament del Gobierno catalán, Albert Royo y David Minoves.