18-J.- Mas se propone "trabajar desde mañana" para que a este "buen Estatut" le acompañe "un buen Gobierno"

Actualizado 19/06/2006 0:29:40 CET

BARCELONA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, dio esta misma noche el pistoletazo de salida de la campaña electoral al proponerse como tarea "a partir de mañana mismo" el trabajar "para que podamos ver la realidad de un buen Gobierno dentro de pocos meses".

"Tenemos un buen país, a partir de esta noche también tendremos un buen Estatut, que nos permitirá hacer muchas cosas, pero ahora os animo a todos, especialmente a la gente de CiU, a trabajar" para que "tengamos además un buen Gobierno a partir de otoño", arengó Mas, ante más de un centenar de militantes de la federación reunidos para seguir los resultados del referéndum del Estatut en el Hotel Majestic de Barcelona y que corearon incansables gritos 'Mas president'.

Mas insistió en destacar que el nuevo Estatut "ha tenido que aprobarse" en "unas circunstancias de crisis institucional, de crisis de Gobierno y de crisis de liderazgo" en Catalunya y remarcó que "pese a ello, ha salido adelante". Ante ello, aseguró que "en los próximos meses, la gente de CiU trabajaremos sin descanso, a pie de calle y hasta el último minuto, para que el buen Estatut y el buen país que tenemos puedan ir acompañados, a partir de otoño, de un buen gobierno".

Aunque dijo no querer "personalizar las responsabilidades" de la baja participación en el referéndum estatutario, Mas señaló el "mérito" que suponen los resultados del referéndum teniendo en cuenta que la consulta se ha celebrado con un "Gobierno que quedó en minoría, lo cual significa que ha fracasado", por lo que la situación "no era la más óptima", y al mismo tiempo consideró que Catalunya "merece que su Gobierno esté a la altura de las circunstancias" y del nuevo Estatut aprobado hoy.

"Tenemos un nuevo Estatut", sentenció contundente, tras conocerse los últimos resultados del escrutinio, y aseguró que con el nuevo texto "Catalunya hará mucho trabajo y muy buen trabajo". Mas advirtió también a los que "han intentado tantas veces abortar el proceso de construcción de Catalunya" que "ya tienen la respuesta" y que "tomen nota de que el pueblo de Catalunya no estaba dispuesto a dejarse arrebatar esta oportunidad". "Pese a los obstáculos que nos han puesto, tendremos un nuevo Estatut", aseveró.

Por su parte, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, defendió la "legitimidad" del resultado de la consulta, pese a las cifras de participación, acusando a los defensores del 'no' que "intentan sembrar sombras de dudas sobre la legitimidad" del resultado de "no haber digerido" ni tener "coraje para reconocer su derrota". Duran rechazó que se quiera comparar la participación de este referéndum con la que obtuvo el texto vigente en 1979, dado que en aquella ocasión "estábamos en el inicio de un camino hacia la democracia" y "era además un día laborable", por lo que aseguró que "ya se contaba" 'a priori' "con que la participación sería inferior" al 59,3% que obtuvo el Estatut de Sau.

En esta línea, Duran recordó también que el Estatut de Galicia aprobado "por el PP y el PSOE" obtuvo tan sólo un 26,6% de participación en su referéndum y "nadie duda hoy de su legitimidad". Del mismo modo, señaló la participación del 40,9% que obtuvo el año pasado el referéndum de la Constitución Europea, en el que "el PP, que pedía el 'sí', no puso nunca en duda la legitimidad" de los resultados.

DURAN PIDE AL PP QUE NO PRESENTE RECURSO.

Por ello, Duran pidió al PP que "no presente el recurso de inconstitucionalidad que ha anunciado" al Estatut ante el Tribunal Constitucional y que desista de ello "por respeto al pueblo de Catalunya, a la democracia y a la voluntad expresada en las urnas". El dirigente democristiano remarcó además que los líderes del PP "han pedido siempre el 'no'" y "no la abstención". "Llevan dos años y medio diciendo que 'no' y ahora el pueblo de Catalunya ha dicho 'sí', la victoria no tiene forma de cuestionarse", añadió.

El secretario general de CiU destacó la "contundencia" de la victoria del 'sí', argumentando que el 75% de votos positivos alcanzado queda "muy por encima" de lo que, tomando como referencia a las últimas elecciones al Parlament, "suman los porcentajes de las fuerzas políticas que defendían el 'sí" (el 72% de los diputados), mientras que, por el contrario, los dos partidos defensores del 'no' "no han sido siquiera capaces de sumar" un porcentaje de votos negativos equivalente a la suma de sus porcentajes de representación en el Parlament (que sería de un 28%, frente al 20% de 'noes').

Ante la habitual atribución de la victoria que hacen todos los partidos en una noche electora, Duran remarcó que "CiU sí" puede decir que "hemos ganado", no sólo por pedir el voto positivo que finalmente ha triunfado sino porque, aseguró, "allí donde CiU tiene más fuerza es donde ha habido mayor participación", por lo que quiso expresar su "agradecimiento a los votantes" de la federación.

Con los resultados definitivos del escrutinio, la participación en el referéndum de la reforma del Estatut de Catalunya se quedó en poco más del 49,4%, una cifra bastante inferior al 59,3% que consiguió el Estatut de Sau en su referéndum de 1979 o de la participación que alcanzó en Catalunya el referéndum de la Constitución española de 1978, con un 67,91%, y más similar al que obtuvo el referéndum sobre la Constitución Europea del año pasado, que alcanzó un 40,98% de votos. El plebiscito sobre la entrada de España en la OTAN llegó también en Catalunya al 62,99%, cifra bastante superior a la del Estatut.

Como es habitual en las noches electorales, el escenario escogido por la federación nacionalista para seguir el escrutinio fue el Hotel Majestic de Barcelona, en el que se congregó más de un centenar de militantes de CiU para seguir el programa especial emitido por la televisión pública catalana a través de las grandes pantallas dispuestas en el Salón Mediterrani del hotel. Decenas de periodistas compartían la sala con ellos, mientras los líderes de la federación hacían su particular seguimiento en privado en una sala anexa.