Actualizado 30/05/2007 22:24 CET

27-M.- El BNG pretende incluir el PGOM y el Plan de Espacios del Puerto en el pacto con el PSdeG en Vigo

El PSdeG confía en un bipartito en el que las concejalías se repartan en función de la representación de cada grupo

VIGO, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El BNG de Vigo y su cabeza de lista, Santiago Domínguez Olveira, intentarán incluir el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) y el Plan de Espacios del Puerto como las condiciones prioritarias a la hora de llegar a un posible acuerdo de gobierno conjunto para que el socialista Abel Caballero sea el nuevo alcalde.

Según confirmaron fuentes nacionalistas a Europa Press, el comienzo de la negociación de un posible pacto entre las dos fuerzas estaría marcado por la propuestas del BNG de llegar a un acuerdo en torno al PGOM, un documento sobre el que los partidos tienen diferentes posturas y sobre el que Domínguez Olveira afirmó el pasado martes que estaría dispuesto a pequeñas modificaciones siempre que se respete su filosofía y el modelo de ciudad que plantea.

El Plan de Espacios de la Autoridad Portuaria de Vigo, institución cuya presidencia en funciones ejerce el propio Caballero, será la otra condición, dado que la formación nacionalista rechaza la construcción de cualquier relleno en la franja litoral. Esta postura fue uno de los compromisos electorales del BNG en la pasada campaña, tanto en la ciudad olívica como en el resto de municipios bañados por la ría.

El consello y la ejecutiva local de la formación se reunieron ayer para evaluar los resultados electorales que les dieron un total de cinco ediles en la ciudad, frente a los 7 de los anteriores comicios. En este sentido, la formación consideró que los resultados "no fueron los esperados" pero que, en todo caso "son aceptables". Asimismo, calificaron de manera positiva las diferentes iniciativas desarrolladas en la campaña electoral y fijaron este modelo como "el camino a seguir" en el futuro.

PRIMEROS CONTACTOS

Caballero y Domínguez Olveira han mantenido ya varios contactos telefónicos en los que no abordaron las especificidades del posible pacto. Además, a finales de semana podría celebrarse una primera reunión entre ambos, pero las fuentes consultadas indicaron que aguardarán a que se cierre el pacto marco entre PSdeG y BNG para empezar a negociar los aspectos más concretos, como el reparto de áreas.

Los socialistas vigueses confían en implantar el modelo de bipartito de la Xunta en el ámbito local, al considerar que la coalición del Ejecutivo autonómico goza de una "imagen positiva y armónica" entre la ciudadanía.

En cuanto a las posibles negociaciones de las concejalías, el PSdeG intentará que el reparto guarde una proporción de los concejales obtenidos por cada uno de los grupos, nueve los socialistas y cinco el BNG.

Domínguez afirmó ya en la noche del 27-M, tras conocer los resultados de los comicios, que Caballero sería el alcalde de la ciudad al mostrarle su apoyo en la investidura del 16 de junio, aunque no concretó que finalmente haya un acuerdo para que gobiernen conjuntamente ambas formaciones.

A este respecto, los nacionalistas puntualizan que "no hay prisa" por iniciar las conversaciones sobre el posible pacto entre ambas partes, ya que esperarán a que los órganos nacionales del partido den las directrices sobre un marco global de acuerdos en Galicia. Después de esto, la ejecutiva y el consello local se volverán a reunir, posiblemente la próxima semana, para nombrar a los negociadores y concretar los criterios a seguir en una futura negociación.