Actualizado 19/04/2007 21:45 CET

27-M.- José María Domench y Mar Izquierdo, ex edil de UPN, encabezan la lista de CDN al Ayuntamiento de Villava

PAMPLONA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

José María Domench, editor y miembro del Consejo Audiovisual de Navarra, y María del Mar Izquierdo, que recientemente dimitió como edil de UPN, encabezarán la lista de CDN al Ayuntamiento de Villava.

En las anteriores elecciones municipales CDN no presentó lista pero a la vista de los apoyos a la candidatura al Parlamento, podrían haber conseguido un concejal. En esta ocasión, el partido espera entrar en el consistorio con dos representantes, según informaron a Europa Press fuentes del partido. Al superar los 10.000 habitantes, Villava pasará de los 13 a los 17 concejales.

Domench, de 58 años, casado y con dos hijos, y número uno de la lista, señaló que CDN aspira a ser una fuerza "decisiva" en el Ayuntamiento. Sus propuestas políticas irán dirigidas a conseguir que Villava goce de una "gran calidad de vida", semejante a Pamplona e incluso mejor "porque existe una mayor cercanía" con los vecinos. Agregó que apuestan por una Villava "plural", en la que sean respetadas las minorías.

Concretamente, propone impulsar el Consejo de la Juventud de Villava como órgano representativo de todos los jóvenes de Villava y dotarlo de una partida presupuestaria para sus actividades, dotar al Centro de Salud de Villava de más medios humanos y técnicos, impulsar servicios en nuevas zonas residenciales y conseguir destacar con la construcción y el funcionamiento del albergue de peregrinos "la importancia" que Villava tiene en el Camino de Santiago.

Por su parte, María del Mar Izquierdo presentó el 10 de abril su dimisión como edil de UPN en Villava y se dio de baja en el partido. Durante la legislatura estuvo al frente de la concejalía de Economía, Cuentas, Hacienda y Empleo y presentó su renuncia al sentir que el partido no respaldaba su trabajo durante cuatro años, mientras otros con menos esfuerzo aparecían en puestos de salida de la candidatura. En declaraciones a Europa Press manifestó entonces que "la mayor pena" que tenía era "no poder seguir trabajando por Villava".