Actualizado 21/05/2007 13:32 CET

27-M.- Muñoz (PP) obtendría la mayoría absoluta con 14 ediles, mientras que Plata (PSOE) quedaría con 9

MARBELLA (MÁLAGA), 21 May. (EUROPA PRESS) -

La candidata del PP a la Alcaldía de Marbella (Málaga), Ángeles Muñoz, conseguiría el 54% de los votos y 16 concejales, lo que le daría la mayoría absoluta --14 ediles--, según un sondeo de Opina que publica hoy el diario 'El País'. El candidato del PSOE, Paulino Plata, obtendría el 32% de los votos y nueve concejales, mientras que IU reuniría el 7% de los votos y conseguiría así dos ediles, volviendo al Ayuntamiento de la localidad.

En cuanto a valoración de los candidatos, la más valorada por los ciudadanos es Ángeles Muñoz, con un 6,1. A continuación se sitúa el candidato socialista, con un 4,8. Por otro lado, respecto a la pregunta sobre quién cree que será el próximo alcalde el 58,5% opina que será Muñoz, por un 17,8% que apunta a Plata. Por preferencias, el 44,7% opta por Muñoz, y el 25%, por Plata. Además, los marbellíes suspenden la actuación de los dos grandes partidos, mientras que el PSOE obtiene un 2,9, el PP obtiene un 4,2.

El principal problema para los marbellíes es la corrupción. Hasta el 40,2% de los encuestados señala este aspecto como primer problema. Tras él, se sitúan la limpieza --con un 31,8%--, la delincuencia --26,8%-- y las infraestructuras --con un 11,7%--.

El 82,3% de los encuestados considera que la Junta de Andalucía no ha cumplido con su misión de velar por el control de la legalidad urbanística en Marbella y hasta el 90,7% de los ciudadanos estima que la justicia ha actuado con retraso en la ciudad para combatir la corrupción.

Respecto a las más de 20.000 viviendas ilegales que dejó la etapa del GIL, el 60,8% de los vecinos se opone a las demoliciones de las viviendas aunque haya sentencias judiciales que opten por los derribos. El 27,3% sí opta por las demoliciones. Además, el 96,3% quiere que los bienes incautados en la Operación Malaya reviertan en las arcas municipales.

Por último, la encuesta revela que la valoración ciudadana de los últimos gobiernos municipales del GIL es muy negativa, ya que se sitúan con una nota de 1,4.