Actualizado 03/05/2007 21:04 CET

El abogado del Estado cree que Batasuna ha "fagocitado" algunas candidaturas de ANV para eludir la ilegalización

Presenta como pruebas los papeles incautados a "Antza" y destaca que sólo 5 miembros de su dirección vayan en las candidaturas

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El recurso contencioso-administrativo presentado esta tarde por la Abogacía del Estado en el Tribunal Supremo, en el que se impugnan un total de 122 listas con las que el partido Acción Nacionalista Vasca (ANV) pretendía presentarse a las elecciones del próximo día 27, subraya que esta iniciativa "constituye una ocasión idónea para, mediante el apoyo electoral, la ayuda humana y la orientación estratégica, fagocitar y hacer suya por parte del partido disuelto algunas de las candidaturas de este pequeño partido".

El escrito, de 68 páginas, presenta dos tipos de pruebas para demostrar que en las candidaturas de ANV "existe un claro designio de sucesión o continuación de Batasuna". Por un lado, documentos reveladores de instrumentalizar algunas candidaturas de ANV por parte de Batasuna para acceder a las instituciones, y por el otro la presencia relevante de personas vinculadas a la formación ilegalizada en un importante número de listas de ANV.

Todas estas circunstancias, consideradas conjuntamente "conforman de modo abrumador" una realidad que incurre en los supuestos de fraude de ley que contempla tanto la Ley Orgánica de Partidos Políticos como la de Régimen Electoral General, por ser las candidaturas impugnadas "sucesoras o continuadoras de partidos políticos ilegalizados por su apoyo al terrorismo".

HISTORIA DE ANV.

Uno de los epígrafes del escrito alude concretamente a la historia de ANV, partido al que los Servicios Jurídicos del Estado se refieren como "carente de todo protagonismo político significativo", y que hasta ahora sólo ha concurrido a las elecciones generales de junio de 1977, por las circunscripciones de Vizcaya y Guipúzcoa, en las que obtuvo 4.617 y 1.818 votos respectivamente, sin obtener representación parlamentaria alguna.

En junio de 2002 celebró su X Congreso, al que según el acta notarial asistieron 35 personas y 29 fueron elegidas para cargos directivos del partido. Tras este cónclave, ANV se ha limitado a suscribir y compartir iniciativas con Batasuna, según el abogado del Estado, "tanto en el breve periodo de actuación legal de ésta que dispuso con posterioridad a la fecha del Congreso de ANV, como estando en situación de ilegalidad, tras la sentencia de 27 de marzo de 2003".

Tras la presentación por ANV de 256 candidaturas en el País Vasco y Navarra, el abogado del Estado considera que nos encontramos ante un supuesto de utilización de un partido ya inscrito en el registro para continuar o suceder la actividad de un partido disuelto, "que es precisamente el mecanismo defraudatorio" que describe la Ley de Partidos.

PRUEBAS.

Entre las pruebas que "revelan con claridad que algunas de las candidaturas del partido político EAE-ANV han sido instrumentalizadas por Batasuna", la Abogacía del Estado cita la documentación incautada al dirigente de ETA Mikel Albizu, 'Mikel Antza' que obra en poder del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

En el auto dictado por el juez el pasado sábado señala, respecto de ANV: "Respuesta-ANV presentado (presentación cerrada)" Ello dentro de un documento "sobre reflexiones políticas del dirigente etarra y a propósito del acoso al que se veía sometida ETA en aquellos momentos".

Otra de las pruebas aportadas por el abogado del Estado es el informe conjunto de la Guardia Civil y la Policía Nacional presentado a Garzón el pasado día 27, en el que se informa de que, una vez cotejadas las listas de candidatos de ANV con la relación de dirigentes surgidos de su X Congreso, de los 27 integrantes de sus órganos directivos sólo 5 son candidatos en las próximas elecciones municipales.

Entre las pruebas reseñadas destaca la información aportada a Garzón sobre Jorge Murillo -para quien el magistrado ordenó el ingreso en prisión por integración o colaboración con ETA-, que según la Guardia Civil sería el responsable de la confección de las listas electorales de ANV de la comarca Ultzama-Basaburua. Murillo habría dividido a los candidatos en dos listas diferentes, una por la agrupación de Ultzama Abertzale Sozialistak y otra por ANV.

Los Servicios Jurídicos del Estado destacan la "enorme fuerza probatoria" de los datos contenidos en los informes policiales "bien como prueba pericial, bien como documental pública de valor muy cualificado, habida cuenta la imparcialidad predicable de los funcionarios públicos que los suscriben".

La demanda añade que si bien Garzón no consideró dichos datos determinantes de la suspensión de actividades de ANV, la propia sentencia del Tribunal Supremo que ilegalizó Batasuna concedió "valor probatorio pleno" a los autos del Juzgado Central de Instrucción número 5 en fase de instrucción penal.

Sobre el auto de Garzón del pasado sábado, el abogado del Estado destaca que "establece y constata vinculaciones entre ETA, Batasuna y las candidaturas de EAE-ANV".

"CONTAMINADOS".

El recurso destaca, municipio por municipio, los candidatos de ANV que considera "contaminados" por sus vínculos con los partidos ilegalizados que participaron en anteriores convocatorias electorales.

Así, destaca la presencia, como continuadores de Batasuna, de 10 candidatos de ANV por las diferentes circunscripciones de las Juntas Generales de Vizcaya, 5 de los que optan a las Juntas Generales del Territorio Histórico de Álava, 23 a las Juntas Generales de Guipúzcoa y 9 "contaminados" del total de 53 que concurren por este partido al Parlamento de Navarra.

El recurso va desgranando, municipio por municipio, los "contaminados" de las diferentes listas de ANV presentadas. En San Sebastián se destacan las "coincidencias subjetivas" de 5 de los 30 candidatos de ANV compartidos ilegalizados por el Tribunal Supremo; mientras que en Bilbao se vincula con formaciones ilegalizadas a 4 de los 12 candidatos presentados.

Para concluir, el abogado del Estado insiste en que existen numerosos indicios que revelan el propósito de Batasuna de utilizar, en caso de necesidad, las candidaturas de un partido político legal "para conseguir su ansiado regreso a las instituciones", a lo que hay que sumar que las 122 candidaturas impugnadas "en su inmensa mayoría, acogen una significativa presencia de dirigentes, miembros de Batasuna y antiguos candidatos y electos de dicho partido ilegal".