El abogado de Villarejo asume la defensa del general venezolano Hugo Carvajal, reclamado por EEUU por narcotráfico

Publicado 06/05/2019 17:13:10CET

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El abogado del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo ha asumido la defensa del general venezolano Hugo Carvajal, exjefe de inteligencia militar del régimen de Hugo Chávez que fue detenido a mediados de abril en virtud de una petición de extradición de Estados Unidos por un presunto delito de narcotráfico.

Según ha informado el letrado Antonio José García Cabrera, el general había solicitado declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal, que instruye la causa, cuando estaba asistido por su anterior abogado, pero al cambiar de equipo de defensa ha decidido no llevar a cabo la comparecencia, que estaba prevista para este lunes a las 16.00 horas.

García Cabrera ha acudido poco después de las 15.00 horas a la Audiencia Nacional para hablar con su nuevo cliente, que a su vez había sido trasladado al tribunal en furgón policial, ya que se encuentra en prisión provisional desde que fue arrestado en Madrid.

Así, el abogado ha explicado a los medios de comunicación a su salida que ha recomendado a Carvajal pedir al juez que se suspendiera la declaración ante el juez hasta tener una mayor conocimiento de la causa, consejo que el general ha aceptado, por lo que el letrado así lo ha solicitado y el magistrado lo ha aceptado.

Carvajal, que ganó notoriedad en febrero por grabar un vídeo en el que reconocía como "presidente encargado" de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, fue detenido en Madrid el pasado 12 de abril y un día después pasó a disposición judicial. En esa primera declaración, negó tener vínculos con el narcotráfico y la guerrilla colombiana de las FARC y no aceptó su entrega a Estados Unidos.

Aunque aseguró tener arraigo familiar en España, el juez ordenó enviarle a prisión provisional, situación en la que está desde entonces. A partir de ese momento, se abrió el periodo habitual de 40 días para que Estados Unidos formalice su petición de extradición, que resolverá la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.