Actualizado 19/10/2015 14:25 CET

Los acusados de dar proyección internacional a ETA a través de Askapena dicen que ejercían labores de solidaridad

Los cinco presuntos dirigentes de Askapena  en la Audiencia Nacional
POOL

Aseguran que la asociación trabajaba, en el marco de la izquierda abertzale, contra el imperialismo en países como Venezuela o Cuba

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Tres de los cinco presuntos dirigentes de la asociación Askapena acusados de cometer un delito de colaboración con organización terrorista al dar "proyección internacional" a ETA, han negado este lunes, en el juicio que se celebra en su contra en la Audiencia Nacional, la vinculación de la organización con la banda terrorista y han asegurado que se dedicaban a ejercer labores de solidaridad internacional en países como Venezuela, Ecuador, Cuba o Palestina.

El fiscal Pedro Martínez Torrijos pide penas de seis años de prisión para Walter Wendelin, a quien considera el "máximo responsable" de Askapena; David Soto Aldaz y Aritz Gamboa de Miguel, responsables de Organización; Unai Vázquez Puente, que dirigía la sección de Internacionalismo y ONG's; y Gabriel Basañez, que estaba al frente del área de Solidaridad, fue candidato por D3M a las elecciones del Parlamento vasco de 2009 y cuenta con antecedentes por desórdenes públicos, atentado y lesiones.

Los acusados, que sólo han respondido a las preguntas de sus defensas, han asegurado que Askapena trabaja contra el imperialismo y han reconocido la vinculación del movimiento con la izquierda abertzale y el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV). "Es un movimiento popular que trabaja en la solidaridad del pueblo vasco con otros", ha precisado el considerado máximo responsable de la asociación, Walter Wendelin.

Han concretado, no obstante, que no mantenían un "marco estable" de relación con otras organizaciones de la izquierda abertzale y que sólo coincidían con ellas en momentos puntuales para la promoción de actividades concretas. Así, Wendelin ha puesto de manifiesto que no han recibido "nunca" consignas de ETA. "Sería absurdo", ha concretado.

Wendelin, nacido en Suiza y que se trasladó con su familia a España a los seis años de edad, ha explicado que realizaban actividades destinadas a potenciar el comercio justo en productos como el café o el ron o la antiglobalización. Las ganancias obtenidas se destinaba a campañas de concienciación. "Casi estábamos en números rojos", ha destacado.

Por su parte, Gabriel Basañez ha asegurado que trabajaba en una asociación dedicada a la defensa del euskera. Durante un encuentro sobre lenguas oprimidas celebrado en Argentina, comprendió, tras conocer a miembros de tribus guaraníes, que había "un importante trabajo que hacer" y decidió emprender esa labor en el marco de Askapena.

El supuesto director del área de internacionalismo, Unai Vázquez ha parafraseado a Fidel Castro y ha indicado a las puertas de la sede judicial de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) que, ocurra lo que ocurra en este "juicio político" conducido por un "tribunal de excepción" la historia les absolverá.

Durante su declaración ante el tribunal ha explicado que inició su labor "internacionalista" a raíz de un proyecto universitario cuando estudiaba la carrera de Trabajo Social. Ha descrito que la asociación llevaba también a cabo boicots a través de la labor de 'brigadas'. Así desarrollaron estas acciones contra el Estado de Israel o las empresas Coca-Cola y Bacardí.

El juicio, que ha comenzado este lunes con fuerte presencia policial, continuará mañana con los declaraciones de dos imputados más, David Soto y Aritz Gamboa. El fiscal Pedro Martínez Torrijos pedirá inhabilitar durante catorce años e imponer sendas multas de 7.200 euros a Walter Wendelin, a quien considera el "máximo responsable" de Askapena y su delegado para América Latina; David Soto Aldaz y Aritz Gamboa de Miguel, responsables de Organización; Unai Vázquez Puente, que dirigía la sección de Internacionalismo y ONG's; y Gabriel Basañez, que estaba al frente del área de Solidaridad, fue candidato por D3M a las elecciones del Parlamento vasco de 2009 y cuenta con antecedentes por desórdenes públicos, atentado y lesiones.

El representante del Ministerio Público exigirá declarar la ilegalidad y disolución de las asociaciones 'Askapena Comités Vascos de Solidaridad con los pueblos', 'Askapeña Kultur Elkartea' y la organización cultural 'Herriak Aske', así como las sociedades 'Herriak Aske' y 'Elkartruke'.

Además, pedirá decomisar los bienes y el dinero de sus cuentas bancarias por su "subordinación financiera e importante grado de vinculación" a Askapena.

"PRESIONAR" AL GOBIERNO

Según su escrito provisional de conclusiones, la ruptura de las conversaciones de Argel en 1989 hizo que los responsables de ETA decidieran crear un entramado de "posicionamientos y compromisos internacionales" que permitieran garantizar sus posiciones en otra eventual mesa de financiación para "presionar" al Gobierno español e "internacionalizar el conflicto".

Los procesados desempeñaban funciones de "dirección y planificación" dentro de la organización, que estaba liderada por Wendelin y se sometía a las directrices del entramado ETA-EKIN y Batasuna con el objetivo de recabar para sus reivindicaciones apoyos exteriores, entre ellos el respaldo de organizaciones implicadas en "procesos revolucionarios", como las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC) o el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Su actuación consistía en organizar conferencias y seminarios para difundir los planteamientos del MLNV y controlar una red de comités de apoyo repartida en distintos países, fundamentalmente europeos, denominada 'Euskal Herriko Laguna. Amigos de Euskal Herria'.

Para leer más