Actualizado 19/10/2009 16:29 CET

Acusados de portar 100 bellotas de cocaína en sus estómagos alegan que eran para consumo propio

SEVILLA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los dos individuos, identificados como E.E. y K.J.U. y de nacionalidad nigeriana, para cada uno de los cuales la Fiscalía de Sevilla pide diez años de prisión y 500.000 euros de multa tras ser sorprendidos en el aeropuerto de San Pablo portando en sus estómagos un total de 116 bellotas de cocaína que arrojaron un peso final de casi dos kilogramos, alegaron hoy que la droga intervenida era para su consumo personal.

Así, la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial acogió hoy lunes la celebración de la vista oral contra K.J.U. y E.E., el cual reconoció que fue detenido con droga en su estómago cuando arribó al aeropuerto de San Pablo de Sevilla procedente de Dakar (Senegal), explicando que las sustancias estupefacientes las había comprado en la propia Dakar y luego las había ingerido.

Al hilo de ello, y según indicaron a Europa Press fuentes judiciales, este acusado puso de manifiesto que las bellotas de cocaína, por las que pagó 950 euros, "eran para él y para su consumo personal", y argumentó que compró tal cantidad de droga --42 bellotas con un peso bruto de 713 gramos-- "porque era consumidor habitual y así no tenía que volver a hacer más viajes".

De igual modo, negó que conociera al otro encartado, también de nacionalidad nigeriana e identificado como K.J.U., y aseveró que el hecho de que la numeración de los billetes de avión comprados en Dakar por parte de los dos acusados fuera consecutiva "fue una simple coincidencia". Por su parte, K.J.U. también admitió que fue detenido en el aeropuerto sevillano portando en su estómago 74 bellotas, las cuales las había comprado e ingerido en Senegal con el objetivo de destinarlas a su consumo personal.

LOS HECHOS

Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación provisional, consultado por Europa Press, en fecha no determinada los dos acusados se pusieron de acuerdo con otros individuos no identificados para introducir en España cocaína y destinarla a la venta o donación a terceras personas.

De este modo, y actuando de común acuerdo, los procesados viajaron a Dakar (Senegal) el 18 de septiembre de 2008, donde les entregaron bellotas de cocaína que ingirieron, portándolas así en el estómago. Tras ello, viajaron desde Dakar, vía Lisboa (Portugal), llegando al aeropuerto de San Pablo sobre las 12,15 horas del 25 de septiembre de 2008, donde fueron interceptados en la terminal de llegadas por miembros de la Policía Nacional.

En este sentido, indica que los encartados accedieron a su exploración radiológica en el Hospital Virgen del Rocío, siendo expulsadas posteriormente por parte de E.E. un total de 42 bellotas de cocaína con un peso bruto de 713 gramos, mientras que K.J.U. expulsó 74 bellotas de la misma sustancia con un peso de 1.238 gramos. El valor total de la droga aprehendida es de 142.081 euros.