Afganistán.- Decenas de personas despiden a la soldado Idoia Rodríguez antes de recibir mañana sepultura

Actualizado 23/02/2007 15:11:37 CET

El entierro fue trasladado al pabellón de deportes debido al mal tiempo y a la afluencia de asistentes prevista

FRIOL (LUGO), 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El tanatorio de Friol (Lugo) en el que fue instalada la capilla ardiente de la soldado gallega Idoia Rodríguez Buján recibe desde primeras horas de la mañana a decenas de personas, entre familiares, amigos personales, compañeros del cuerpo militar y autoridades, que quieren dar su último adiós a la joven de 23 años de edad que falleció en un atentado en Afganistán.

Tras la celebración de una ceremonia sencilla y emotiva en el área militar del aeropuerto de Santiago de Compostela, presidida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, los restos mortales de la joven soldado llegaron al tanatorio de Friol sobre las 8.45 horas, donde se procedió a instalar su capilla ardiente.

Además de los familiares más allegados, como su madre Consuelo y su padre Constantino, por la capilla ardiente pasaron varios compañeros del Ejército y allí, aún vestido con el traje de campaña, se mantuvo el joven que era su novio y que viajó desde Afganistán en el mismo avión para acompañar el cuerpo de Idoia Rodríguez Buján.

Pese a que muchos de los asistentes a la capilla ardiente eran personas muy próximas a Idoia, en todo momento se respiró un ambiente de serenidad contenida, excepto cuando el joven con el que se iba a casar rompió a llorar en un momento en el que estaba fuera del tanatorio.

AUTORIDADES

Entre un continuo entrar y salir de familiares y compañeros del Ejército, el conselleiro de Traballo, Ricardo Varela; el subdelegado del Gobierno en Lugo, Jesús Otero; y el alcalde de Friol, Antonio Muíña; fueron algunas de las autoridades que se acercaron a dar su último adiós a la joven soldado, de quien todos los asistentes destacaban que "era muy querida".

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, compartió unos minutos con los familiares de la joven, a quienes conoce "desde hace mucho tiempo" dado su compromiso político con este partido.

La agenda de trabajo del número dos del PSOE le impedirá asistir mañana al funeral, que fue trasladado desde la iglesia parroquial y finalmente se celebrará en el pabellón deportivo de Friol, debido al mal tiempo y a la cantidad de gente que se espera que asista a la ceremonia vista la afluencia a la capilla ardiente.

Previamente, a las 21.30 horas de hoy se celebrará una eucaristía en memoria de la joven. Por expreso deseo de la familia, no se celebrará sepelio en la base de Figueirido, en Pontevedra, tras la ceremonia de recepción del féretro con los restos mortales de Idoia, a la que esta madrugada asistieron, además de Zapatero, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.

Las escenas de dolor de los más allegados se entremezclan con las decenas de periodistas allí congregados, que desarrollan su trabajo bajo una constante lluvia y con un intenso frío para cubrir el último adiós a la primera mujer fallecida en zona de conflicto.

Mientras las banderas ondean a media asta, el ayuntamiento de Friol vive tres días de luto por la muerte de esta joven de la que todo el que la conocía destaca que "hacía lo que quería hacer" y "quería ser soldado para luchar por la paz".