Un agente apunta a un correo entre Trapero y Forn que desvela "unidad de acción" en las actuaciones en colegios

Interrogatorio a Joaquim Forn en el juicio por el procés
POOL - Archivo
Publicado 20/03/2019 14:16:40CET

Dice que según los audios, la prioridad de los Mossos el 1-O era conocer los movimientos de Guardia Civil y Policía

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un comandante de la Guardia Civil que analizó los correos electrónicos del exconsejero Joaquim Forn en las jornadas cercanas al 1-O ha apuntado este miércoles -durante su declaración como testigo en el jucio del 'procés' en el Tribunal Supremo- la existencia de un mensaje en el que el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, informaba al exmiembro del Govern de cuáles deberían ser los principios de actuación de la policía autonómica en los colegios en respuesta a los requerimientos de la Fiscalía.

En respuesta al interrogatorio del fiscal Fidel Cadena este testigo ha señalado que del análisis del citado correo se infiere la existencia de una "unidad de acción" entre el responsable político y el mayor de los Mossos. Se trataba de un mensaje con comentarios de Trapero a la instrucción de la Fiscalía donde también se hacía referencia a una entrevista ofrecida por el entonces fiscal general del Estado José Manuel Maza en Antena 3, en la que éste mencionaba las posibles consecuencias de una actuación en los centros en el caso de que se produjeran problemas de orden público.

El correo, que según este testigo es el primero analizado de Forn donde se hacía mención a la necesidad de preservar la convivencia ciudadana en la jornada del referéndum ilegal, añadía un sugerencia sobre la eximente de responsabilidad criminal que establece el artículo 20.5 del Código Penal, en el sentido de que las actuaciones policiales debían evitar causar un mal mayor al que se pretendía evitar.

Estos mismos argumentos, según ha apuntado el agente, fueron utilizadas al día siguiente en la respuesta que los Mossos dirigieron a la Fiscalía y posteriormente aparecieron en las actas de las Juntas de Seguridad previas al 1-O y en distintas comparecencias públicas de responsables de la Generalitat. Posteriormente, a preguntas del abogado de Forn, Javier Melero, el testigo ha reconocido que no constaba respuesta de Forn a este correo concreto de Trapero.

CORREOS DE CASTELLVÍ Y USPAC

El testigo ha mencionado igualmente durante su declaración la existencia de correos entre Forn y el comisario de Información de los Mossos, Manel Castellví, de fechas 29 y 30 de septiembre de 2017, donde este último informaba al entonces consejero de Interior de la posibilidad de que por parte de grupos de denominados de "independencia revolucionaria" (IR) y extremistas se formaran a las puertas de los colegios electorales del 1-O muros humanos y una respuesta "combativa" en el caso de intervenciones policiales.

Un tercer correo electrónico que ha salido a colación durante la declaración de este comandante ha sido el que le remitió tras el 1 de octubre a Forn un responsable del sindicato de Mossos USPC, señalando que no entendían por qué se estaban encargando informes a los agentes sobre su participación en la jornada del referéndum si ya existían las actas levantadas ese día sobre lo ocurrido en los colegios.

El representante sindical advertía también en dicho mensaje "que no iban a consentir" que los agentes de mossos que habían cumplido órdenes tuvieran que sufrir consecuencias penales o administrativas, según ha apuntado el testigo de la Guardia Civil, que al igual que sus compañeros ha comparecido sin que su imagen haya sido emitida por la señal institucional que permite ver el juicio por televisión.

ANÁLISIS DE AUDIOS

Otra parte del interrogatorio a este comandante de Guardia Civil ha versado sobre el análisis que realizó de las transmisiones por radio que se produjeron en la jornada del 1-O, que revelaron según este agente la "prioridad sobre cualquier otra" de los Mossos por conocer los movimientos de la Guardia Civil y la Policía. En cumplimiento de esta orden, según el testigo se siguieron a convoyes policiales y se pasó información sobre placas de matrícula.

Otras órdenes que él escucho fue la dirigida a que, en el caso de que se produjeran intervenciones policiales, los agentes de los Mossos se apartaran para que no aparecieran "imágenes en las que se viera a la policía actuar y a mossos allí mirando".

En otras escuchas se detallaba, según este testigo, que los mossos eran conocedores de que las personas organizadas frente a algunos centros de votación tenían intención de colocar en primera línea a menores o personas de avanzada edad.