Actualizado 29/12/2008 15:12 CET

AMP.- La Comunidad de Madrid aprueba la Operación Chamartín, que prevé construir 16.000 viviendas, 4.000 protegidas

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó hoy la ratificación del convenio para la ejecución del desarrollo urbanístico 'Prolongación de la Castellana', más conocido como 'Operación Chamartín', una vez aseguradas las infraestructuras de transporte y la movilidad en la zona.

Así lo anunció hoy en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno la presidenta regional, Esperanza Aguirre, quien aseguró que, en momentos de crisis, un proyecto de esta embargadura, que contará con una de las mayores estaciones de Europa y con un gran complejo de oficinas, es de una importancia "enorme".

Aguirre indicó que con esta operación se mejorará notablemente el tráfico en la zona norte debido a la gran cantidad de gente que trabajará en las oficinas de la zona, además de aumentar la población de Chamartín y de Tetuán.

La 'Operación Chamartín' contará con una nueva línea de Metro, enlaces con la M-30 y la M-40, y grandes avenidas de comunicación entre ambos lados de la futura prolongación del Paseo de la Castellana, y todas las obras serán sufragadas por los propietarios del suelo.

Según el Ejecutivo regional, se ha dado luz verde a este proyecto tras comprobar que en este plan se han incluido todas las exigencias en materia de infraestructuras solicitadas por la Comunidad de Madrid. Previamente, la Comisión de Urbanismo, reunida en sesión excepcional, ha dado su visto bueno al desarrollo de esta operación urbanística.

La 'Operación Chamartín' no supone ningún gasto para el Ejecutivo regional. La totalidad de los 54.000 metros cuadrados edificables aportados por la Comunidad se destinarán a la construcción de vivienda protegida. Este desarrollo supondrá la construcción de más de 16.000 viviendas en el norte de la capital, de las que 4.000 serán protegidas, y la modernización del norte de Madrid capital.

El convenio fue firmado la semana pasada por el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid, sin estar presente la Comunidad de Madrid, ya que el Gobierno regional ya dijo que no lo firmaría, dada su importancia, hasta que no lo conociera el Consejo de Gobierno celebrado hoy.

Tras 15 años de negociaciones infructuosas, la operación conseguía desbloquearse a través de un proceso en el que se invertirán un total de 10.953 millones de euros provenientes de los beneficios de la propia operación. En concreto, 1.800 millones irán a urbanización e infraestructuras, mientras que 5.650 millones serán para edificios lucrativos, otros 1.100 irán destinados a dotaciones públicas y los 2.400 millones restantes se destinarán al by-pass norte, a la remodelación de Chamartín y a otras actuaciones ferroviarias del Ministerio y el Ayuntamiento.

Así, el proyecto generará 20.000 puestos de trabajo durante los doce años que se prevé dure su ejecución, cifra que podría elevarse hasta los 25.000 en el periodo comprendido entre 2010 y 2013. Una vez finalizada la operación, se crearán 68.000 empleos estables en las oficinas y otros equipamientos terciarios que se abran en el nuevo ámbito, como hoteles, superficies comerciales y equipamientos privados.

UNA NUEVA LÍNEA DE METRO

Además, contará con una nueva línea de Metro que discurrirá subterránea a lo largo de la prolongación del actual Paseo de la Castellana. Esta línea partirá desde la estación de Chamartín en dirección norte y contará al menos con cuatro paradas a lo largo de este eje.

Con este proyecto, el Paseo de la Castellana llegará a cruzarse con las carreteras de circunvalación M-30 y la M-40, para lo cual se ha previsto la construcción de enlaces adecuados que faciliten la circulación. Así, se crearán el Nudo Norte con la M-30 y el Nudo Fuencarral con la M-40.

Para garantizar la fluidez del tráfico y una correcta comunicación entre los barrios situados a ambos lados de la futura prolongación del Paseo de la Castellana, el proyecto ha incluido la creación de cinco grandes avenidas transversales, una de ellas subterránea, que se repartirán regularmente a lo largo de toda la vía.