(Ampl).- Rajoy acusa al Gobierno "no saber gobernar" y pide un cambio político para poner a ministros "respetados"

Actualizado 03/11/2007 16:03:40 CET

Aunque no menciona la sentencia del 11-M, aprovecha su discurso para asegurar que hay que "dejar los conflictos" y "hablar de futuro"

BARCELONA, 3 Nov. (De la enviada especial de Europa Press, Marisa Piqueras) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acusó hoy al Ejecutivo socialista de "no saber gobernar" y reclamó un cambio político "con urgencia" para poner a "los mejores" al frente de los Departamentos ministeriales, de forma que gobiernen personas que "estén a la altura de las circunstancias", asuman "sus responsabilidades" y sean "respetadas" por la gente.

En la clausura de las jornadas preparatorias del programa electoral que el PP ha celebrado en Barcelona con un centenar de cargos del partido, Rajoy se refería así, aunque sin citarla, a la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, por su gestión en las crisis de los servicios de cercanías y del AVE en Cataluña.

"España necesita urgentemente un cambio político. Creo que las cosas se pueden hacer mucho mejor y se deben hacer mucho mejor y no creo que haya ni un sólo ciudadano español que no crea que las cosas se pueden hacer mucho mejor. Como estoy convencido de que esto es así no voy a renunciar a que las cosas se puedan hacer mejor de lo que se están haciendo en los últimos años", resaltó.

En esta línea, el líder de la oposición destacó que el PP "sabe gobernar" --porque "ya lo demostró" entre 1996 y 2004-- y, aunque puede "equivocarse como cualquier persona", afirmó que "hay otros que se equivocan pero no saben gobernar".

INCORPORAR INICIATIVA PRIVADA A SERVICIOS PÚBLICOS.

A continuación, Rajoy criticó las "prisas" del Ejecutivo socialista por inaugurar el AVE antes de las elecciones y que sitúe "el interés general por encima del interés partidista". Además, pidió de nuevo que la línea de alta velocidad no pase por la Sagrada Familia porque, según dijo, es "un disparate".

El presidente de los 'populares' aprovechó para anunciar que si gana las elecciones la primera norma que aprobará será una Ley de Calidad de los Servicios Públicos, puesto que, según explicó, las personas "tienen derecho a exigir a la Administración que cumpla". Esta norma estará acompañada de la creación de una agencia que "garantice la calidad de esos servicios públicos fundamentales" como un "derecho de los ciudadanos".

Asimismo, avanzó que la iniciativa privada "jugará un papel importante" en la gestión de esos servicios públicos si llega al Palacio de la Moncloa. En este punto, y tras subrayar los problemas que tiene el aeropuerto de El Prat, dijo que el PP apostará por que sea gestionado por el sector privado como "otros aeropuertos de España".

HACE EL MEJOR PROGRAMA DESDE 1977.

En su discurso, en el que ya desgranó algunos ejes de su programa electoral, Rajoy insufló ánimos a sus dirigentes asegurando que el PP está "en condiciones de ganar las elecciones para hacerlo mucho mejor" que el PSOE. "Tenemos un equipo, un gran equipo, con personas preparadas y capaces", remarcó.

Dicho esto, afirmó que si gana las elecciones y forma gobierno, los ministros y secretarios de Estado, así como el resto de cargos de la administración "serán los mejores" porque es algo que se "debe" a los ciudadanos. "Quiero un gobierno que esté a la altura de las circunstancias y asuma sus responsabilidades y sea respetado por la gente, le guste o no a todos", enfatizó.

Después emplazó a los suyos a hacer "el mejor programa de gobierno que se haya hecho en España desde 1977", sin "ocurrencias, improvisaciones, frivolidades o prisas", porque el PP quiere "una España que vaya muy bien", dijo, cosechando una cerrada ovación.

HABLAR DE FUTURO Y DEJAR EL PASADO.

Rajoy proclamó que el objetivo en los próximos cuatro años es "dejar los conflictos", "hablar de futuro" y "dejar el pasado". Se trata, añadió, de ocuparse del presente y "de los problemas que afectan a las personas, preparar el futuro, no crear problemas a los ciudadanos y no inventarse debates estériles que sólo sirven para crear frustración".

Así, insistió en que "la obligación básica de cualquier gobierno normal" es "ocuparse de las verdaderas necesidades de la gente", "no generar divisiones y no mirar para atrás". "Y, desde luego yo sólo voy a mirar al futuro. Las memorias históricas, Franco, las republicas, lo que ocurrió hace 500 años y Felipe V tienen muy poco sentido en el mundo en el que nos ha tocado vivir", apuntó.

Después, reiteró que si gana en marzo propondrá un "nuevo consenso" con la sociedad española y ofrecerá al PSOE cuatro "consensos básicos": en modelo territorial, política exterior, política antiterrorista y política social. "No creo que haya que cambiarlo todo y no creo que haya que cambiar aquellas cosas en las que todos siempre hemos estado de acuerdo", aseveró.

"TANCREDISMO" DEL SOLBES.

En materia económica, el líder del PP situó como "prioridad básica" la de recuperar la competitividad española y mejorar el bienestar de la gente y, aunque se refirió al ministro Pedro Solbes como la persona "más capaz" del actual Gobierno, le reprochó que "no haya hecho nada" y haya practicado la "política del tancredismo". Por eso, avanzó reformas económicas, menos intervencionismo y bajadas de impuestos.

Además, dijo que el PP hará un programa "muy ambicioso" en materia de educación porque es la "clave para que haya igualdad de oportunidades". Para Rajoy, una mala educación pública provoca una división de las personas y las leyes educativas del Gobierno socialista suponen "un paso atrás" y "un colosal disparate" que, según dijo, "habrá que corregir".

En política de inmigración, afirmó que en España tiene que "haber una labor de integración verdaderamente eficaz". "España tiene una forma de ver la vida que se plasma en una Constitución y en unas leyes, que les imponen deberes y obligaciones y los que vengan aquí tienen que actuar en consecuencia", avisó, tras criticar la actuación de la Generalitat catalana en el caso de la niña del velo en un colegio de Girona.

COSTA: "ESTAMOS ILUSIONADOS".

Previamente, el coordinador del programa electoral del PP, Juan Costa, tomó la palabra para agradecer al centenar de cargos del partido la labor que han realizado durante dos días en Barcelona recabando propuestas para hacer un programa electoral que recoja los retos y desafíos a los que se enfrenta la sociedad española.

"Esperamos estar a la altura de la enorme responsabilidad que nos has pedido -espetó a Mariano Rajoy--. Estamos ilusionados, comprometidos y absolutamente seguros de que con esta oferta política serás el próximo presidente de España".