Publicado 17/12/2021 13:18CET

Ana Beltrán y Sociedad Civil Catalana celebran que más padres alcen la voz en Cataluña tras el "acoso" al niño de Canet

La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, se reúne en la sede del PP con el presidente de Sociedad Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa.
La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, se reúne en la sede del PP con el presidente de Sociedad Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa. - PP

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, y el presidente de Sociedad Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa, han celebrado este viernes que cada vez más padres hagan uso de sus derechos y alcen la voz en Cataluña tras el "acoso" a la familia de Canet de Mar (Barcelona), que ganó en los tribunales al menos un 25% de escolarización en castellano para su hijo.

Beltrán, que se ha reunido en la sede nacional del PP en Madrid con Sánchez Costa, se ha comprometido en la defensa de una escuela
catalana en libertad, y ha agradecido a Sociedad Civil Catalana su compromiso con los valores constitucionales.

Ambos han evidenciado "su preocupación por el acoso sufrido por la familia del niño de Canet de Mar por parte de nacionalistas, radicales y la propia Generalitat de Cataluña", según ha informado el partido en un comunicado.

DENUNCIAN LOS ABUSOS DEL GOBIERNO CATALÁN

Además, han mostrado su satisfacción con que sean muchos más los padres que hagan uso de sus derechos y alcen la voz contra "los abusos" del Gobierno catalán, con quienes se han comprometido ambos "en no abandonar jamás en su defensa por los derechos de una educación en libertad".

El líder del PP, Pablo Casado, ya anunció hace unos días que denunciará a la Generalitat si Pedro Sánchez no la obliga a cumplir la sentencia o no ejerce su responsabilidad constitucional. Además, advirtió al jefe del Ejecutivo de que estaría prevaricando si hace la "vista gorda a cambio de votos".

Aparte de pedir al Gobierno que aplique el artículo 155 de la Constitución, Casado ya avanzó el martes en Barcelona --tras verse con asociaciones en defensa del bilingüismo-- una ofensiva legislativa que incluye aprobar una ley para crear el cuerpo de Alta Inspección Educativa que acabe con el "adoctrinamiento" y una Ley de Lenguas a nivel nacional en la que el catalán no sea requisito en el acceso a la función pública.

Para leer más