Actualizado 09/03/2009 12:42 CET

Aplazado el juicio en Gran Canaria contra 14 acusados de introducir a chinos en España de forma ilegal

La Fiscalía pide entre 9 y 12 años de cárcel para los acusados de traficar con sus conciudadanos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha acordado aplazar el juicio previsto para hoy contra 14 hombres naturales de China que formaban parte de una organización que se dedicaba a la introducción de ciudadanos chinos en España de forma ilegal.

La Sala ha decidido, así, a petición de la Fiscalía y a la que se han adherido ocho abogados, retrasar hasta los días 15, 16 y 17 de septiembre el juicio ante la ausencia de tres de los acusados, de los que uno de ellos, R.X. -capitán del segundo barco apresado en aguas de Tenerife-- sufrió un infarto ayer y permanece ingresado en un centro hospitalario de la capital grancanaria, hecho que ha impedido su comparecencia.

Por su parte, S.Z., conocido como 'el jefe Zhan', se encontraba en libertad provisional y tampoco acudió al juicio, por lo que la Audiencia ha dispuesto su busca y captura, orden que continúa vigente también para W.R., que tampoco asistió al juicio.

La Fiscalía ha solicitado imponer penas que oscilan entre 9 y 12 años de cárcel para X.B., W.R., H.X., R.X., B.W.,J.Z., Z.L., W.Z., Y.L., T.L., G.Z., S.Z., Y.S. y D.J. por presuntos delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, según el escrito de conclusiones provisionales al que ha tenido acceso Europa Press.

El fiscal sostiene que sobre las 10.30 horas del día 26 de febrero de 2006 llegó al Puerto de la capital grancanaria el buque pesquero 'Lian Run 6' con 24 inmigrantes a bordo procedente de Nouadhibou (Mauritania) que iba capitaneado por el procesado X.B., mayor de edad, y, como marineros, J.Z. y Z.L..

ALREDEDOR DE 16.000 YENES

En el barco los procesados traían a España al menos nueve ciudadanos chinos a quienes habían cobrado alrededor de 16.000 yenes chinos y que carecían de documentación y permisos para entrar y permanecer en el país. Además, pretendían darles trabajo una vez trasladados a la Península, dándoles la cobertura de marineros del barco si eran interceptados.

Dichos inmigrantes una vez llegó el barco a puerto eran desembarcados en grupos con la finalidad de evitar ser detectados por las autoridades españolas. En un primer grupo se incluyeron a Y.F.Y. y L.S.C., quienes fueron trasladados al aeropuerto de Gran Canaria por el procesado H.X., quien adquirió para los mismos dos pasajes con destino a Barcelona, si bien fueron interceptados y se procedió a su detención.

Sin embargo, H.X. quedó en libertad y con el mismo propósito adquirió cuatro billetes de barco y avión para trasladar a Tenerife y, posteriormente, a Barcelona a otro grupo de inmigrantes chinos llegados en el mismo barco. Se trataba de D.L.W., W.Z., Z.M.Y. y B.O., quienes fueron sorprendidos por la Policía en el Muelle de Naviera Armas cuando pretendían embarcar siendo acompañados por el procesado.

BARCOS ADQUIRIDOS POR LOS CABECILLAS

Estos procesados formaban parte de una organización que se dedicaba a traficar con personas procedentes de China e introducirlas en España mediante el pago de importantes cantidades de forma inicial o aplazada, que eran traslados desde Mauritania en barcos adquiridos por los cabecillas y que luego desembarcaban en las islas de Gran Canaria y Tenerife, siendo posteriormente trasladados a la Península donde serían empleados careciendo de toda documentación.

Dicho barco había sido adquirido por el procesado G.Z. y S.Z., conocido como 'el jefe Zhan', quienes dirigieron la operación de traslado del barco, contratación de la tripulación y demás pormenores del traslado de los inmigrantes a España, procediendo a su recogida una vez que llegaron al Puerto de la Luz y de Las Palmas.

En concreto, los procesados S.Z. y su socio y colaborador, el procesado Y.S.L, conocido como el 'viejo Yu', recogieron a los tres últimos inmigrantes identificados, Q.L., T.X. y C.X. y en un vehículo los trasladaron en compañía de una tercera persona no identificada hasta un piso situado sobre un supermercado propiedad de los procesados, situado en Las Palmas de Gran Canaria.

AMENAZADOS DE MUERTE

Allí permanecieron retenidos y vigilados por el procesado Y.S. durante varias horas hasta que llegó el procesado D.J., conocido como 'viejo Jin', con otra persona no identificada. Tras golpear reiteradamente a los inmigrantes consiguieron que éstos les facilitaran teléfonos de sus familiares en China, a los que llamaron y exigieron la entrega de 310.000 yenes chinos bajo la advertencia de que si no matarían a los retenidos.

Al conseguir que el dinero exigido fuera transferido a sus cuentas corrientes, trasladaron a los inmigrantes de nuevo al barco 'Lian Run 6', donde ya fueron localizados por la Policía.

A su vez, los procesados Y.S. y J.D., siguiendo con su negocio, adquirieron, tras el apresamiento por la Policía del barco 'Lian Run 6', otro buque denominado 'Liao Yu 806', a fin de "seguir con su negocio y traer nuevos inmigrantes a España", sostiene la Fiscalía.

De esta forma, contrataron a la tripulación necesaria para llevarlo y recogieron un total de 24 ciudadanos chinos que mantenían a la espera en Mauritania, bajo el control de personas no identificadas de su organización, alojándolos en habitáculos del barco recién adquirido que se encontraba muy deteriorado. No en vano, la embarcación hacía agua por varios puntos, por lo que los propios inmigrantes tuvieron que achicarla y viajaron en condiciones infrahumanas.

El barco llegó al puerto de Santa Cruz de Tenerife el día 10 de junio de 2006 en "estado lamentable siendo capitaneado" por el procesado R.X., como primer oficial el procesado B.W., y como marineros W.Z., Y.L. y T.L.

En el barco viajaban 24 inmigrantes, quienes habían pagado a la organización de los acusados unos 30.000 yenes chinos y tendrían que pagar una cantidad similar una vez que llegaran a España.

RIESGO DE FUGA

Por todo ello, el Ministerio Público considera que hay que imponer a los procesados X.B., W.R., H.X., R.X. y B.W. la pena de 10 años de prisión; así como 9 años de cárcel para J.Z., Z.L., W.Z., Y.L. y T.L.; y 12 años de prisión para G.Z., S.Z., Y.S. y D.J..

Asimismo, el fiscal interesa que los procesados permanezcan en prisión hasta el juicio oral ante el "riesgo de fuga" por las penas solicitadas y los medios y contactos de que disponen para facilitar la misma, teniendo en cuenta, además, que algunos de ellos que quedaron inicialmente en libertad se encuentran en paradero desconocido.

Lo más leído

  1. 1

    Fran Rivera, entre la espada y la pared, mintió públicamente sobre la herencia de Paquirri

  2. 2

    Cantabria mantendrá el cierre perimetral y de los municipios en el puente de diciembre

  3. 3

    Makoke y Diego Matamoros firman la paz, cenan juntos en un restaurante

  4. 4

    10 errores históricos de la temporada 4 de The Crown

  5. 5

    Salud Pública cierra el colegio Torreánaz de Medio Cudeyo por el aumento de casos Covid