Arístegui cree que las relaciones entre China y España no se verán afectadas por la investigación de la AN

Actualizado 06/08/2008 13:34:46 CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Partido Popular (PP) en la Comisión de Asuntos Exteriores, Gustavo de Arístegui, aseguró hoy que las relaciones entre España y China "no tienen por qué verse afectadas" por la decisión del juez de la Audiencia Nacional (AN) Santiago Pedraz de abrir una investigación contra dos ministros y cinco altos cargos de la República Popular China por represión en Tíbet.

El magistrado de la AN abrió ayer una investigación contra los siete dirigentes chinos por la represión que se produjo en marzo pasado en el Tíbet y que, según las asociaciones querellantes, causaron al menos 203 muertos, más de 1.000 lesionados graves y 5.972 detenidos ilegales y desaparecidos.

"España es una democracia plena con sus tres poderes independientes. Si un juez decide qué tiene que hacer, se puede opinar sobre ello, pero nadie podrá interferir", aunque "hay que tener extraordinario cuidado (...) recordemos lo que le hizo a las relaciones de España con América Latina la investigación entorno a Pinochet", señaló Arístegui en declaraciones Onda Cero. "Y no sólo con la derecha. La izquierda chilena no quería que un tribunal de otro país juzgara a alguien a quien ellos creían que debía ser juzgado por los tribunales de su propio país", concluyó.

Por otro lado, el portavoz del principal partido de la oposición de España cree que no se debe mezclar la política con los Juegos Olímpicos y señaló la necesidad de que el desarrollo económico registrado por el gigante asiático durante los últimos veinte años sea acompañada de una apertura política.

"La política no debe salpicar a los JJOO", señaló Arístegui, quien quiso recordar el boicot al que fueron sometidos los Juegos de Moscú en 1980 por parte de "medio mundo" y la respuesta de la Unión Soviética, cuatro años más tarde, al no mandar a ninguno de sus deportistas a los Juegos celebrados en Los Ángeles. "Eso no vino bien al deporte, a la Guerra Fría ni a la apertura política del bloque soviético", señaló.

Respecto a la situación de los Derechos Humanos en el país asiático, el portavoz de Asuntos Exteriores del PP resaltó las grandes diferencias existentes dentro del país. "China ha optado por una evolución económica y política, pero también es verdad que ha ido abriendo el sistema a un numero limitado de sus ciudadanos. Se dice que de los 1.350 millones de habitantes, 300 millones disfrutan de un estilo de vida occidental" mientras que el resto lleva un estilo de vida "nada occidental", recordó. "China cada vez es menos comunista, es uno de los países que practican el capitalismo más puro en el mundo entero", apostilló.