El arquitecto que renovó Génova defendió ante Ruz que el extesorero pudo usar sus recibís para "otros fines"

Publicado 25/02/2014 19:07:35CET

Consideró "un sinsentido" las peticiones del extesorero aunque añadió que "todo el mundo tiene manías desde un punto de vista contable"

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El arquitecto que dirigió las obras de renovación de la sede del Partido Popular (PP) en la calle Génova de Madrid, Gonzalo Urquijo, aseguró en su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que el extesorero Luis Bárcenas pudo utilizar "parte" de los recibís que entregó a la formación para "otros fines" que no llegó a especificar, según consta en la transcripción de su declaración, a la que ha tenido acceso Europa Press.

"La única explicación que tiene es que han utilizado parte de mis recibís, sean verdaderos o no, anulados, para otros fines. No hay más, Señoría", señaló el director general de Unifica Servicios Integrales cuando el juez Ruz le preguntó por la salida de 195.000 euros que Bárcenas anotó en sus manuscritos contables en 2008 a favor de Urquijo y que coincide con la anulación de uno los recibís que éste le había entregado.

Urquijo, que compareció el pasado 16 de diciembre como imputado en la causa en la que se investiga la supuesta contabilidad B del PP, apuntó que le chocó que la formación le solicitara la entrega de un recibí cada vez que le giraba un cheque, lo que llegó a calificar de "sinsentido", porque estos resultaban "inocuos" al lado de las facturas que también emitía.

Aun así, siempre accedió a facilitarlos porque, según explicó, "todo el mundo tiene manías desde un punto de vista contable". "A mí esto pues la verdad es que me chocaba bastante, porque yo tengo muchos clientes que me pagan con cheques y en la vida me habían hecho firmar un recibí", indicó antes de añadir que él no sabía "para qué temas internos" necesitarían los recibís o si se debía a "algún motivo especial para justificar".

CUATRO RECIBÍS "AL DICTADO" DE BÁRCENAS

Urquijo también dijo que a lo largo de los siete años que duraron las obras en Génova (entre 2005 y 2011) firmó unos "sesenta recibís de sesenta cheques", de los cuales tuvo que cambiar "cuatro, cinco o seis", siempre "al dictado" del propio Bárcenas. Con él se vio "tres o cuatro veces", "normalmente" porque el exsenador le pedía "alguna factura" o existía "algún problema de la obra".

En varios momentos de la declaración, de 89 folios, el juez Ruz aseguró no encontrar una explicación "lógica" a las explicaciones de Urquijo. "Yo estoy intentando buscar una explicación racional, créame, a lo que usted me intenta alegar. En ocasiones se la encuentro y en otras le confieso que no. Aquí no se la encuentro", le indicó en una de sus intervenciones. En otra el magistrado zanjó: "Todo es muy raro aquí".

El arquitecto, que declaró durante más de tres horas y sólo contestó a las preguntas del juez, el fiscal Anticorrupción Antonio Romeral y su defensa, mantuvo que "siempre" cobró de la formación "por transferencia o cheque" y que nunca percibió ningún pago con dinero negro.

Ruz le imputó tras dictar un auto el pasado 22 de noviembre en el que ponía de relieve, a partir de un informe policial, la coincidencia de tres pagos por valor de 888.000 euros, computados en 2008 en la supuesta contabilidad opaca de Bárcenas, que coincidían con anotaciones halladas en el registro de la empresa que llevó a cabo las obras.