Actualizado 25/10/2007 21:29 CET

Las asociaciones de jueces coinciden en el "descrédito" del TC y advierten de que los políticos pueden "destruirlo"

La APM apunta a la "presión nacionalista" como origen de las sucesivas recusaciones de magistrados mientras que JpD culpa al PP

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las principales asociaciones de jueces coincidieron hoy en la situación de "descrédito y pérdida de confianza" que está sufriendo el Tribunal Constitucional (TC) por las sucesivas recusaciones de sus magistrados planteadas por el Gobierno y el Partido Popular (PP) y advirtieron de que la politización de este órgano podría llegar a provocar su "destrucción".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Antonio García, señaló que "la atmósfera de politización tan enrarecida" que está viviendo el Constitucional "no sólo está socavando y erosionando su crédito y confianza, sino que está a punto de destruir un órgano de tanta importancia". El representante de la APM, mayoritaria en la carrera judicial y de tendencia conservadora, destacó que tanto el Gobierno como el PP están "legitimados" para presentar sus recusaciones, pero consideró "de extrema gravedad" que los dos principales partidos estén "zarandeando de manera inmisericorde a una de las terminales nerviosas del Estado".

Por su parte, el portavoz de Jueces para la Democracia (JpD), Jaime Tapia, señaló a Europa Press que el "gran descrédito" que está sufiendo la institución "afecta a todos los niveles de la carrera judicial". "Si los ciudadanos perciben que los magistrados del Constitucional no son imparciales pueden deducir que el resto de jueces y tribunales tampoco lo son", advirtió el representante de este colectivo, de tendencia progresista.

En una línea similar se expresó Lorenzo Pérez, de la asociación Francisco de Vitoria, quien destacó que las tres nuevas recusaciones planteadas por el PP suponen "una vuelta de tuerca más en el proceso de degradación constante que están viviendo el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional". "Esta situación es intolerable", señaló.

DISTINTOS CULPABLES

No obstante, los portavoces de las distintas asociaciones judiciales pusieron de relieve sus discrepancias a la hora de determinar quiénes son los responsables de esta situación. Para el representante de la APM, el origen del enfrentamiento se encuentra en "la presión que están ejerciendo sectores nacionalistas que tratan de impedir que el TC revise con tranquilidad y de acuerdo con la legalidad el recurso sobre el Estatuto de Cataluña", presentado por el PP.

El representante de Jueces para la Democracia, sin embargo, hizo "un llamamiento a todos los partidos políticos, y en especial al PP, para que cese la batalla de las recusaciones", tras considerar que el Gobierno tenía "razones más o menos fundamentadas" para recusar a los magistrados Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata.

A diferencia de los dos anteriores, el portavoz de la asociación Francisco de Vitoria señaló que el Gobierno y el principal partido de la oposición son "exactamente igual de culpables" de la actual situación, al entender que ambos "quieren controlar el Poder Judicial y someterlo a sus designios e ideas políticas".