Actualizado 16/06/2007 12:55 CET

Atacan con botellas incendiarias la oficina de Correos de Barañáin y un cajero de Pamplona

PAMPLONA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Desconocidos lanzaron esta madrugada entre tres y seis botellas incendiarias contra la oficina de Correos de la plaza de los Sauces, en Barañáin, que no llegaron a explotar.

Asimismo, esta mañana, agentes del Cuerpo Nacional de Policía retiraron de un cajero del BBVA en Pamplona una botella con líquido inflamable, que tampoco llegó a deflagrar, informaron fuentes de la Delegación del Gobierno.

Estas fuentes, que relacionan ambos ataques con la jornada de constitución de ayuntamientos que se celebra hoy, señalaron que en ninguno de los dos casos se produjeron daños y destacaron que "estos actos de violencia callejera fueron fallidos".

El primero de los ataques se produjo al filo de las 2,30 horas de esta madrugada, y tuvo como objetivo la oficina de Correos situada en la plaza de los Sauces de Barañáin. De las diligencias se encarga Guardia Civil.

Por otra parte, el segundo de los ataques se registró sobre las 7,45 horas, cuando artificieros del Cuerpo Nacional de Policía retiraron una botella con líquido inflamable y varios petardos adosados de un cajero automático del BBVA, en la calle Concejo de Egüés, en Pamplona. El artefacto no llegó a incendiarse. De las diligencias se encarga el Cuerpo Nacional de Policía.

La Delegación del Gobierno condenó ambos ataques, que "una vez más constatan la esterilidad" de este tipo de actos y que "no van a condicionar en ningún caso la jornada de constitución de ayuntamientos ni van a conseguir amedrentar a la sociedad".

Por otra parte, desconocidos atacaron anoche con cócteles molotov dos cajeros automáticos y una cabina telefónica ubicados en la calle Obispo Ballester de Vitoria, causando escasos daños, según informó la Ertzaintza a Europa Press.

Los ataques tuvieron lugar entre las once y media y las doce de la pasada medianoche, lanzando en cada caso un cóctel contra los cajeros, que siguieron funcionado, y la cabina, que sufrió mínimos desperfectos.