La Audiencia Nacional juzga desde hoy a Sandro Rosell acusado de liderar una red que blanqueó 20 millones de euros

Publicado 25/02/2019 7:25:01CET

La defensa sostiene que no hay ningún delito porque no se cobraron comisiones y no se perjudicó a la CBF

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Seccion Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará a partir de este lunes al expresidente del Futbol Club Barcelona Sandro Rosell acusado de liderar una organización criminal que acabo blanqueando más de 19,9 millones de euros del que fue presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) entre 1989 y 2012, Ricardo Terra Teixeira, delitos por los que la Fiscalía pide para él 11 años de prisión.

Junto a Rosell, que lleva en prisión provisional desde mayo de 2017, se sentarán en el banquillo su mujer, Marta Pineda; su socio Joan Besolí -también en prisión preventiva--, el cuñado de éste, Antonio Ramos; su amigo personal José Colomer, y su presunto testaferro, Sahe Ohanessian, todos ellos acusados por la Fiscalía como integrantes de "una estructura estable" que desde al menos 2006, se dedicó "al lavado de capitales a gran escala".

La acusación se centra, en primer lugar, en Uptrend Developement, la sociedad participada por Rosell y Besolí que hizo de intermediaria en los contratos de derechos audiovisuales para la emisión de 24 partidos de la selección brasileña de fútbol que la CFB presidida por Terra Teixeira firmó con International Sports Event, una labor con la que ingresaron 8,3 millones de euros parte de los cuales serían una mordida para él.

LAS CUENTAS Y SOCIEDADES DE SUS AMIGOS

Para poder hacerle llegar ese dinero de origen ilícito, según la Fiscalía, los amigos de ambos, Ramos y Colomer, prestaron sus cuentas bancarias y las sociedades que administraban, de modo que el dinero acabó pasando por un entramado societario coordinado por Besolí en bancos de Andorra y acabó apareciendo invertido en un inmueble en Florida del que Terra Teixeira participaba.

La Fiscalía señala además la presunta "venta simulada" de una empresa de la que participaban Rosell y su mujer, Bonus Sport Marketing, que con un capital de 4.000 euros fue vendida por más de 13,5 millones a una mercantil libanesa en una operación que "no fue real" y que les habría servido para traer a España ese dinero de origen ilícito relacionado con Terra Teixeira.

Aquella venta, siempre de acuerdo al relato de los hechos del Ministerio Público, era parte de la misma operación para blanquear el dinero de Terra Teixeira: Los más de 6,5 millones de euros que recibieron por la venta de Bonus Rosell y Pineda formaban parte del mismo acuerdo entre Uptrend y la International Sports Event, de modo que al final, fueron 14,9 millones de euros "los fondos que se distrajeron" de la empresa audiovisual "con ocasión de la venta de los partidos amistosos" de la selección brasileña de fútbol, cantidad que luego se habría blanqueado.

NO PERJUDICÓ A LA CBF, SEGÚN LA DEFENSA

Algo similar ocurrió con el contrato de patrocinio de la firma Nike para la selección de Brasil firmado en noviembre de 2008. Una empresa brasileña de Rosell (Ailanto) habría hecho de intermediaria para la CBF por 26 millones de euros de los que él se llevaría 12, de acuerdo a la documentación intervenida en los registros. Tres meses después, Terra Teixeira ingresó 5 millones de euros en una cuenta en Andorra de una sociedad controlada por el acusado, dinero que acabó pasando por cuentas y sociedades del resto de implicados.

Para la defensa de Rosell, "no existen indicios de actividad delictiva alguna". Sostiene que sólo se habría cometido hecho delictivo si la CBF fuese pública, que no lo es; que aun siendo privada Teixeira hubiera cobrado comisiones y que le hubiese denunciado la CBF por ello, pero la confederación no sufrió perjuicio alguno y dobló sus beneficios por partido amistoso convirtiéndose en la mejor pagada del mundo por la intermediación de Sandro Rosell.

Argumenta además que Teixeira no cobró ninguna comisión de ISE porque así lo dijo el director de esta empresa en sede judicial y si las hubiera cobrado de Rosell, no sería relevante ya que se trataría de un delito de corrupción entre particulares que en Brasil no se persigue y en España en 2006, cuando transcurrieron los hechos, tampoco.

Contador