Actualizado 29/04/2007 14:33 CET

La Audiencia Nacional juzga el jueves a Ibon Meñica, detenido con 90 bonos con sello y anagrama de ETA

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional juzgará el próximo jueves al presunto colaborador de la organización terrorista ETA Ibon Meñica, a quien en el momento de su detención el 18 de abril de 2006 en la localidad vizcaína de Abadiño se le incautaron 90 bonos con el sello y el anagrama de ETA, por valor de 60 euros cada uno.

Estaba previsto que la vista oral contra Meñica se celebrase el pasado 14 de marzo, pero se suspendió al tener que ausentarse su defensa, la abogada Arantza Zulueta, por tener que estar presente en la última sesión del 'macrojuicio' que se celebraba entonces contra el supuesto entorno de ETA, en el que defendía a varios de los 52 acusados.

El fiscal Jesús Alonso pide para Meñica 6 años de prisión y multa de 18.000 euros por un delito de colaboración con organización terrorista. Meñica fue condenado a 6 años de cárcel por el Tribunal Supremo por su pertenencia a la organización juvenil abertzale Jarrai.

El representante del Ministerio Público señala en su escrito de acusación que la Guardia Civil detuvo el 18 de abril de 2006 a Meñica en un control de carretera establecido en el kilómetro 77 de la N-634, en el término municipal de Abadiño. Los agentes dieron el alto a Meñica y procedieron a pedirle la documentación.

"Al serle requerida la documentación, hizo un gesto extraño de intentar ocultar un sobre bajo el asiento del copiloto'", señala el fiscal. Por ello, los agentes decidieron realizar una inspección del vehículo y encontraron debajo del asiento un sobre con la inscripción 'Lea Artibal 90' que contenía diversos elementos, entre ellos 90 bonos con el sello y el anagrama de ETA.

Según el fiscal, estas tarjetas o papeletas decomisadas a Meñica son los denominados "bonos de ayuda a la banda", que se encuentran vinculados con la actividad financiera de ETA, ya que con los mismos "tiene una fuente de ingreso, ofrece posibilidad a su entorno de participar en la lucha armada por medio de la ayuda económica y mantiene las vías de colaboración de la gente con la banda".

ANAGRAMA DE ETA

El fiscal apunta que los 90 documentos incautados eran de papel de cartón, del tamaño aproximado de una tarjeta de crédito con el fondo bicolor formado por 2 bandas, siendo la de la parte superior azul y la inferior roja. En la parte central de la tarjeta se aprecia el nombre de la organización terrorista ETA, bajo la cual se halla el anagrama de la banda terrorista compuesto por un hacha y una serpiente enrollada en la misma y en la parte inferior al lema de esta organización 'Bietan Jarrai'.

En el reverso de la tarjeta se aprecian diversas palabras situadas en el ángulo superior izquierdo que van hasta el inferior derecho: 'Denok eman behar dugu zerbait gutxi batzuk dena eman behar ez dezaten' (todos tenemos que dar algo para que unos pocos no lo tengan que dar todo).

Sobre fondo azul e impreso en tinta negra consta la inscripción 'Euskadi Ta Askatasuna Aldeko Diru Laguntza' (ayuda económica a favor de Euskadi Ta Askatasuna). Bajo esta inscripción, está el sello de la circular de la banda terrorista y en el ángulo inferior izquierdo y dentro de un círculo de distinta tonalidad azul se encuentra el valor del bono: '60 euros'.

En el vehículo también se intervinieron 84 colgantes consistentes en el anagrama de ETA de una longitud de 22 mm y con una pequeña argolla en la parte superior.

El fiscal subraya que Meñica transportaba estos bonos y colgantes de ETA "de manera voluntaria y consciente" de haber querido colaborar con la banda terrorista "no sólo haciendo de 'banatzaile' o encargado del transporte del material, sino también como vendedor de estos objetos para así obtener fondos con los que apoyar la actividad criminal y terrorista de la organización".

KALE BORROKA

Por otro lado, la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará el viernes a Igor Alvarez Zubeldia, Aritz Lasa Mendiaraz e Idoia Laburu Lejarreta, por actos de "kale borroka" relacionados con la quema en febrero de 2002 de un cajero automático en San Sebastián, por los que el fiscal Ignacio Gordillo pide 3 años de prisión para cada uno de ellos por un delito de daños terroristas.

En su escrito de acusación, el fiscal señala que los jóvenes se dirigieron el 6 de febrero de 2002 al cajero automático de la entidad Kutxa, en la Avenida de Madrid de San Sebastián, donde tras rociarlo con líquido combustible inflamable prendieron fuego al mismo. Los desperfectos ocasionados fueron valorados en 41.399,19 euros.

BIENZOBAS

Esa misma Sección continuará por la tarde el juicio aplazado el pasado jueves contra el miembro de ETA Jon Bienzobas por el asesinato a tiros en junio de 1990 del trabajador de Iberduero Rafael San Sebastián en una cafetería de Getxo (Vizcaya). El aplazamiento se produjo porque los únicos testigos que reconocieron al acusado como el autor material de los hechos, no comparecieron ante sala.

El fiscal Ignacio Gordillo solicita para Bienzobas 30 años de prisión y una indemnización para los hijos del fallecido de 500.000 euros, así como la prohibición de acercarse al domicilio de la víctima o sus familiares durante cinco años, una vez que sea excarcelado.