La Audiencia Nacional no tiene constancia de que se le diera traslado del detenido por hablar sobre matar a Sánchez

Los Mossos capturan en Terrassa a un veterano tirador que quería atentar contra 
Mossos d'Esquadra
Publicado 08/11/2018 14:03:33CET

Una dirigente de VOX alertó a los Mossos y Moncloa defiende que la seguridad del presidente nunca corrió peligro

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional no tiene constancia de que se le diera traslado alguno sobre la investigación de los Mossos d'Esquadra por la que se detuvo hace tres semanas en Terrasa al vigilante de seguridad de 63 años que había alardeado en chat de que tenía intención de matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como venganza por la exhumación de Franco, según informan a Europa Press fuentes jurídicas.

Preguntado por esta cuestión, un portavoz de la Policía Nacional ha explicado a Europa Press que este cuerpo en concreto no ha participado en ninguna diligencia relacionada con el arresto. La Guardia Civil, con competencias en intervención y registros de armas en el territorio nacional, se ha remitido a los Mossos. En el registro del instituto armado consta que el detenido tenía dos licencias y permiso para 13 armas.

Desde la Fiscalía de la Audiencia Nacional también se ha asegurado a Europa Press que en ningún momento se les ha dado traslado sobre este caso. El Ministerio Público tampoco se ha planteado reclamar la investigación sobre Manuel Murillo Sánchez, el vigilante de seguridad de 63 años detenido hace tres semanas por los Mossos d'Esquadra.

REGISTRO EN EL DOMICILIO

La policía catalana registró el 19 de septiembre el domicilio de Manuel M.S., un vigilante de seguridad con experiencia en el manejo y manipulación de armas. Allí se localizó un arsenal de 16 armas cortas y seis largas, con rifles de precisión y un subfusil de asalto. Había un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz. 61, y cuatro rifles de precisión. En el coche guardaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.

El detenido, que presuntamente quería matar al presidente Pedro Sánchez como venganza por la exhumación de Franco, fue campeón de España de 100 kilómetros entre los años 1993 y 1996, compitiendo con el club de atletismo de Rubí (Barcelona).

El portavoz de los Mossos d'Esquadra, Albert Oliva, ha asegurado en rueda de prensa que el vecino de Terrassa (Barcelona) tenía la "clara voluntad" de atentar contra Pedro Sánchez pero no tenía diseñado un plan. Según él, en principio no tiene vínculos con grupos de extrema derecha, aunque tras conocerse la voluntad de exhumar a Franco había dicho que estaba dispuesto a "sacrificarse por España" sin importarle las consecuencias.

El Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa (Barcelona) tiene abierta una causa contra este hombre por los delitos de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, delito de amenazas graves, delito de tenencia ilícita y depósito de armas, municiones y explosivos y un delito de odio. Fuentes jurídicas explican a Europa Press que estos delitos no son competencia de la Audiencia Nacional.

COORDINACIÓN TRAS DENUNCIA DE VOX

El partido VOX ha confirmado mediante un comunicado que fue una coordinadora local de esta formación la que alertó de la amenaza potencial que llevó a los Mossos d'Esquadra a detener al vigilante de seguridad. Ha pedido que se respete el anonimato por ser en la actualidad testigo protegido y, además, ha informado de que el detenido, Manuel M.S., "nunca ha sido afiliado de VOX ni ha tenido ninguna relación con el partido".

Fuentes de la Seguridad del Estado han detallado a Europa Press que la denunciante pensó que Manuel M.S. en realidad le quería tender algún tipo de trampa a quienes participaban del chat del Wahtsapp donde vertía opiniones amenazantes contra Pedro Sánchez. El arrestado había contactado con varias personas por este chat para incitarles a cometer un atentado.

Estas fuentes precisan que fue la Seguridad del Palacio de la Moncloa quien gestionó la potencial amenaza contra el presidente, siguiendo el protocolo habitual en estos casos. Además, defienden que la información entre los Mossos y Moncloa fue "fluida" y que existió "coordinación entre los diferentes cuerpos de la Seguridad del Estado".

Este jueves, poco después de la noticia adelantada por 'Público', el Palacio de la Moncloa explicado que la seguridad del presidente no se vio comprometida en ningún momento. Fuentes del Gobierno han aprovechado para hacer un llamamiento a "serenar" el debate político.

Contador