Barkos entiende que falta "sustento social" para colgar la ikurriña del balcón del Gobierno de Navarra

Actualizado 20/10/2015 11:24:17 CET
Desayuno de Europa Press con Uxue Barkos, presidenta de Navarra
EUROPA PRESS

Anuncia que este mes lanzará la vuelta de Navarra a la Eurorregión con País Vasco y Aquitania y que no activará ahora la inclusión en Euskadi

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, entiende que falta por el momento en Navarra un "sustento social" como para que se cuelgue la ikurriña desde el balcón de las instituciones forales, aunque ha asegurado que en algunos ayuntamientos esta bandera es un símbolo de sus vecinos. "Es un símbolo que nos identifica a muchos navarros".

Barkos ha protagonizado un desayuno informativo de Europa Press en Madrid, en el que ha explicado que el Parlamento de Navarra va a iniciar la reforma de la Ley de Símbolos, que incluirá el debate sobre la ikurriña. Ha asegurado que es una bandera que representa a algunos ayuntamientos, junto con la de Navarra, y que le parece "razonable" regular por tanto esta realidad.

Sin embargo, no comparte este criterio con respecto a las instituciones de la Comunidad. Con motivo de la reciente visita a Pamplona del 'lehendadkari', Iñigo Urkullu, ha asegurado que se planteó la posibilidad de exhibir la ikurriña. "Y dije que no. No creo que las instituciones de Navarra tengan ese sustento social para ver la ikurriña en el balcón del Gobierno", ha asegurado.

Sí se ha mostrado a favor de modificar la Ley del Vascuence para extender la oficialidad de la lengua a toda la geografía navarra, actualmente dividida en tres zonas según el uso del idioma: norte, media y sur. En su opinión, esta es una forma de "zonificar derechos" que ella rechaza, sean derechos lingüísticos o de otro tipo.

"Un baztanés es más de primera que uno de Tudela. No es algo muy razonable", ha añadido, para subrayar que Navarra "es bilingüe por su historia y su cultura", aunque sea una realidad desconocida en el resto del país, ha señalado.

VUELTA A LA EURORREGIÓN VASCOFRANCESA

Uxue Barkos ha asegurado durante el coloquio que su Gobierno va a iniciar este mes va a iniciar el "proceso de reintegración" en la Eurorregión que forman País Vasco y la francesa Aquitania. Ha sumado este paso a su intención de mantener una colaboración "y diálogo fluido" con el Ejecutivo de Urkullu, porque todo ello "abre oportunidades para proyectos locales e internacionales".

La presidenta ha hecho hincapié en que su gobierno "da visibilidad" por primera en las instituciones forales al sentimiento nacionalista vasco de Navarra, en un gobierno "que representa la realidad plural y diversa" de esa sociedad y que "rompe" con 40 años de "deslegitimación de la parte abertzale para estar en la cosa pública".

Ha asegurado que de la formación del nuevo ejecutivo "se hizo un relato estremecedor" pero que el tiempo "pone a cada uno en su sitio y el sol sigue empeñándose en salir por el mismo sitio, también en Navarra".

Uxue Barkos ha dejado claro que como presidenta de este nuevo Gobierno optó por no acudir a los actos en Madrid del Día de la Hispanidad, el 12 de octubre. "Hablamos de un acto de rango institucional pero de contenido político muy hondo. Es un modelo de Estado legítimo pero vinculado a dos instituciones, la monarquía y el ejército, con un contenido político muy, muy hondo", ha dicho.

REFORMA CONSTITUCIONAL

En este contexto, Barkos ha sido preguntada por la posibilidad de activar en esta legislatura la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución, que abre la puerta a la incorporación de Navarra a la Comunidad Autónoma Vasca, ha respondido que no será en esta legislatura. "En estos momentos, no", ha dicho. Habrá que esperar a que "la mayoría de la Comunidad foral votase a favor".

Barkos se ha manifestado también sobre la reforma constitucional que distintos partidos quieren impulsar en la próxima legislatura. Se ha mostrado partidaria de hacer algunos cambios, especialmente, para eliminar la estabilidad presupuestaria del artículo 135.

"Nos está lastrando a aquellas administraciones tanto autonómicas como locales que hemos hecho en tiempo y forma la tarea, nos está lastrando por poner a todos en el mismo punto de salida. Es un elemento que se va a demostrar enormemente entorpecedor de la salida de la crisis", ha dicho.

Sin embargo, ha dudado de que la reforma deba servir para cerrar el modelo territorial y apaciguar así la tensión por ejemplo en Cataluña, algo que en su opinión no es negativo que exista. "El independentismo en comunidades y naciones, como Cataluña, los posicionamientos abertzales o los gallegos, no es algo que deba cerrarse porque no se va a cerrar, responde al anhelo de una sociedad avanzada", ha dicho.

En su opinión, se trata más de "saber convivir" y saber "responder a cada embate cuando se produce" que de fijar un nuevo modelo territorial. "Esa convivencia ha de ser enriquecedora y no motivo de tensión", ha dicho.