Borrell acude a la cumbre de la Franja y la Ruta en Pekín con el foco en las oportunidades en terceros países

España y China firman una serie de acuerdos económicos y culturales durante la visita de Estado de Xi Jinping
Óscar J. Barroso - Europa Press - Archivo
Publicado 25/04/2019 18:22:51CET

Se reunirá con su homólogo chino y con hispanistas y centros de estudios, en un viaje que le ha obligado a votar por correo el 28A

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, participará mañana en Pekín en la segunda Cumbre de la Franja y la Ruta, el macroproyecto mundial de infraestructuras lanzado por el presidente Xi Jinping, con la vista puesta en las oportunidades para empresas españolas en terceros mercados.

Además, Borrell se ha reunido este jueves con su homólogo chino, Wang Yi, en el que supone el cuarto contacto bilateral de alto nivel entre los dos Gobiernos en los últimos seis meses. El viaje se prolongará hasta el domingo, lo que ha obligado al ministro a votar por correo en las elecciones generales.

Este jueves, el ministro se ha reunido también con empresarios españoles en Pekín, una cita convocada para conocer su visión de las relaciones económicas con China y del clima de negocios del país, según fuentes diplomáticas consultadas por Europa Press.

"Tenemos mucho potencial para aumentar nuestras exportaciones e inversiones y reequilibrar nuestra relación comercial bilateral. China es nuestro tercer proveedor tras Alemania y Francia, pero es nuestro décimo cliente", ha escrito Borrell en su cuenta de Twitter tras la reunión. China es la segunda economía del mundo y un mercado de 1.300 millones de personas.

El viernes, el ministro representará a España en la segunda cumbre de la Franja y la Ruta, en la que participarán los jefes de Estado o Gobierno de 37 países y representantes especiales de los gobernantes de otros siete.

Es el caso de España, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón y Corea del Sur, además de la Comisión Europea, por la cual asistirá el vicepresidente Maros Sefcovic como representante de Jean Claude-Juncker. El presidente chino entregó personalmente la invitación al foro a Pedro Sánchez durante su visita de Estado a España en noviembre, pero el adelanto electoral ha hecho recaer el viaje en el ministro de Exteriores.

PUTIN Y CONTE

Los "representantes especiales" pueden participar plenamente en el foro, pero no suscribirán la declaración final. Entre los jefes de Estado y Gobierno que sí estarán figura el ruso Vladimir Putin, el primer ministro de Pakistán, Imran Jan, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, cuyo Gobierno ha sido el último país europeo en firmar un acuerdo de cooperación con la Franja y la Ruta. En vísperas de la Cumbre, Perú ha anunciado también la firma de un acuerdo.

El Gobierno español, igual que Francia, Alemania o Reino Unido, ha avanzado que no firmará un acuerdo de ese tipo porque, aunque ve la iniciativa de forma positiva y constructiva, quiere que la relación con China se enmarque en la iniciativa de conectividad europea y sea conforme a principios de sostenibilidad financiera, medioambiental o laboral.

No obstante, España sí está especialmente interesada en que esta macroinicativa sirva para "explorar vías de colaboración en terceros mercados", según ha dicho Borrell en una entrevista con la agencia Xinhua.

Esta vía de colaboración --en África, donde China está muy implantada, o en Latinoamérica, donde hay más experiencia española-- se abrió ya el pasado noviembre con la firma de un acuerdo durante la visita de Xi a España.

"Esperamos que nuestras empresas tengan ocasión de ponerse en contacto con empresas chinas y de otros países igualmente interesados en encontrar sinergias en terceros mercados, en un plano de reciprocidad equilibrada, y que sean sostenibles y respetuosas con la libertad y la soberanía de los Estados receptores", explicó Borrell a la agencia china.

Precisamente, en esta cumbre el Gobierno chino se propone aplacar los temores de los países que sospechan que los macroproyectos pueden acabar dejando grandes deudas en los países receptores, o que no respeten estándares sociolaborales o medioambientales.

De hecho, el borrador de declaración final recoge el compromiso de que los proyectos se financiarán de manera que respeten los objetivo de deuda globales y se promueva un crecimiento 'verde', según Reuters.

UNA INICIATIVA EN ADAPTACIÓN

Desde que se lanzó en 2013, China ha ido adaptando esta iniciativa, que ahora no cubre solo la interconexión entre Asia y Europa, sino que abarca todo el mundo, y no es solo de infraestructuras, sino que tiene una vertiente digital y una energética.

China estima que sus empresas han invertido 90.000 millones de dólares en los países destinatarios de los proyectos y han concedido entre 200.000 y 300.000 millones en préstamos.

La Cumbre comenzará el viernes con un Foro de Alto Nivel organizado por Xi y contará con una mesa redonda de líderes y una multitud de foros colaterales. Además, está prevista una reunión entre el ministro español y el titular alemán de Economía, Peter Altmaier, que representará a Ángela Merkel.

AMPLIAR LA RED DEL CERVANTES

El sábado, Borrell visitará el Consulado español en Pekín, donde verá a los trabajadores españoles y se reunirá con hispanistas chinos en el Instituto Cervantes. Además, participara en el almuerzo de trabajo de la cumbre y se reunirá con representantes de centros de estudios locales.

España tiene un Instituto Cervantes en Pekín y espera que pronto pueda abrirse el de Shangai --un asunto que se trató en la visita de Estado--, pero también "ampliar la red" y que pronto pueda abrirse otro en Hong Kong, según fijo Borrell a Xinhua.

"También en el ámbito cultural es necesario un mayor equilibrio", dijo el ministro. China tiene en España un Centro Cultural Chino, ocho Institutos Confucio, y una red de 18 centros presenciales en universidades y ocho Aulas Confucio en escuelas.

Contador

Para leer más