Borrell recibirá mañana al padre del opositor venezolano Leopoldo López

Publicado 23/07/2019 18:37:50CET
(I-D) El padre del opositor venezolano (Leopoldo López), Leopoldo López Gil y el activista por la democracia en Nicaragua Irving Cordero, interviene en la segunda jornada de la Convención Nacional del PP "España en libertad".
(I-D) El padre del opositor venezolano (Leopoldo López), Leopoldo López Gil y el activista por la democracia en Nicaragua Irving Cordero, interviene en la segunda jornada de la Convención Nacional del PP "España en libertad". RICARDO RUBIO - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, recibirá este jueves a Leopoldo López Gil, padre del opositor venezolano Leopoldo López, según consta en la agenda oficial de Borrell.

López Gil es ciudadano español desde diciembre de 2015 y el pasado 26 de mayo fue elegido eurodiputado en la lista del PP. En la primera sesión de la Eurocámara defendió una resolución en la que el Parlamento reclamó el fin de las violaciones de derechos humanos y pidió nuevas sanciones para dirigentes venezolanos, además de apostar por elecciones presidenciales libres y verificadas por la comunidad internacional.

El hijo del eurodiputado, el opositor Leopoldo López, se encuentra en la residencia del embajador español en Caracas desde el pasado 30 de abril, cuando que fue liberado de su arresto domiciliario por fuerzas leales al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, al que España y otros países reconocen como presidente encargado.

La esposa del opositor, Lilian Tintori, y su hija menor, que se encontraban con él, se desplazaron a España a principios de junio. Los dos hijos mayores de la pareja ya vivían en España.

La crisis de Venezuela será uno de los asuntos que deberá gestionar Borrell como próximo alto representante de la UE para la Política Exterior, después de haber estado ya muy implicado desde su puesto de jefe de la diplomacia española.

Borrell impulsó el Grupo de Contacto auspiciado por la UE para intentar negociar la celebración de elecciones presidenciales libres y supervisadas por la comunidad internacional. Para lograrlo, el Gobierno español tiene puesto ahora el foco en apoyar las conversaciones entre Gobierno y oposición venezolanas impulsadas por el Gobierno noruego, que tienen lugar en Barbados. "El objetivo fundamental es que estas negociaciones no fracasen", afirmaba la semana pasada Borrell en Bruselas.

España, como la mayor parte de Gobiernos europeos, no reconocen el mandato de Nicolás Maduro que comenzó el pasado 10 de enero, porque no consideraron legítimas ni democráticas las elecciones de mayo de 2018 en las que revalidó su cargo.

Por eso reconocieron a Guaidó como "presidente encargado", para que convoque elecciones. Al embajador que nombró Guaidó para España, Antonio Ecarri, España le concede estatus de 'enviado personal' del presidente encargado, de manera que en la Embajada venezolana en España sigue el nombrado por Maduro, Mario Isea. Tomar medidas contraIsea podría llevar a que Maduro actuase, recíprocamente, contra el embajador español en Caracas.

Eso sí, el Gobierno español reconoce que Guaidó no tiene el control del territorio ni de la Administración venezolana, así que no ve más opción que una negociación.

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, se refirió este lunes en su discurso ante el Congreso a la situación de Venezuela y reafirmó su compromiso con el Grupo Internacional de Contacto para conseguir una salida pacífica de la crisis, una solución "negociada entre venezolanos". El presidente del PP, Pablo Casado, interpretó esas palabras como una "equidistancia" que le afeó.

Sánchez reclamó la "celebración de elecciones que tengan las debidas garantías y supervisión de la comunidad internacional" y habló de reforzar el compromiso para superar la crisis humanitaria y proteger a la colectividad española en el país.