Publicado 29/09/2015 14:01CET

Catalá dice que se ha imputado ahora a Mas para no interferir en el proceso electoral

Rafael Catalá clausura la jornada nueva realidad jurídica del menor
EUROPA PRESS

Cree como Aznar que el resultado en Cataluña obliga al PP a mejorar en comunicación

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha afirmado este martes que con la citación ahora del presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas - por la querella que se presentó contra él el pasado mes de diciembre por la consulta del 9-N- el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha tenido en consideración la no interferencia en el proceso electoral del pasado domingo. Afirma que la condición de imputado de Mas "no significa presunción de culpabilidad".

Así lo ha afirmado el titular de Justicia durante una comparecencia ante los medios tras firmar un convenio con el Gobierno de Navarra, al ser preguntado por el último movimiento del TSJC. "Es consecuencia de una querella presentada por la Fiscalía General del Estado hace ya tiempo y por lo tanto es el trámite ordinario", ha señalado.

Lo que ha tomado en consideración la Sala de lo Civil y Penal del TSJC es precisamente, a juicio de Catalá, no haber interferido en el proceso electoral y no haber llevado a cabo este tipo de actuaciones en las últimas semanas, cuando seguramente sí hubiese podido haber una cierta contaminación entre un proceso judicial y un proceso electoral".

Así, y finalizado el proceso electoral, "lo que es lógico y razonable es que la Justicia continúe con sus trámites y con sus tiempos y en la medida que tiene que ser citado a declarar en el proceso pues la condición es la de imputado", ha añadido Catalá, para incidir que la condición de imputado de Mas "no significa ni una presunción de culpabilidad y por lo tanto es la manera de comparecer en juicio asistido de letrado".

"Por lo tanto, es el normal funcionamiento y si acaso lo que hay que percibir lo explicará mejor sin duda el TSJ", ha incidido el ministro, que insiste que a su juicio "se ha querido precisamente tener cuidado con no mezclar los tiempos judiciales con los tiempos políticos, y una vez que ha finalizado el proceso electoral continúa el judicial como por otra parte es lógico y razonable".

Preguntado si debería Mas presentar su candidatura tras ser imputado, Catalá ha afirmado que dicha decisión corresponde en exclusiva al presidente de la Generalitat. Ha insistido no obstante en que "la mera imputación", no es otra cosa que "ser llamado a declarar en juicio ante una querella presentada y admitida a trámite y por lo tanto no hay ninguna presunción de culpabilidad".

"Al contrario, nuestra Constitución lo que garantiza es la presunción de inocencia", ha apuntado el ministro de Justicia.

VALORACIÓN ELECCIONES

Sobre el resultado de las elecciones en Cataluña, Catalá ha admitido que provoca una situación de "difícil gobernabilidad por la fragmentación de las fuerzas políticas", porque los que pretendían promover un plebiscito sobre la independencia no han obtenido el apoyo popular suficiente.

"Y la configuración de Gobierno parece, por lo que declaran los líderes políticos allí, cuando unos anuncian que no van a apoyar al gobierno de Junts pel Sí ni al señor Mas como candidato, pues puede significar una cierta inestabilidad", ha valorado el ministro.

También ha recordado que el Estatuto de Cataluña establece un tiempo de dos meses para formar gobierno bien por mayoría absoluta en la primera vuelta o bien por mayoría simple en un segundo momento. Si transcurridos dos meses ningún candidato ha obtenido esas mayorías la situación abocaría a un nuevo proceso electoral.

"El señor Mas en la que por tercera vez en cinco años ha convocado elecciones y ha generado una polarización de la sociedad catalana que bueno, el resultado está encima de la mesa", ha añadido, para indicar que la situación no ha cambiado sobre la que existía y que, si acaso, "el propio partido de Convergencia Democrática ahora integrado en la lista del Junts pel Sí, ha perdido fuerza y por lo tanto posibilidad de gobernar".

No obstante, el ministro ha mostrado su certeza de que "lo que va a haber son negociaciones y conversaciones entre las fuerzas políticas para buscar lo que se pretende tras unas elecciones autonómicas, que es conformar un Parlamento y formar un Gobierno". Y el apoyo que han tenido las listas que promovían el proceso secesionista no alcanza la mayoría, por lo que a su juicio "desde el punto de vista político se deslegitima esa opción".

"Fíjense que es curioso que, según el Estatuto de Cataluña, para promover cualquier reforma del Estatuto hace falta una mayoría de tres quintos, es decir, noventa diputados para cambiar cualquier artículo del Estatuto -ha apuntado Catalá- y para promover la independencia baste con tener un diputado más que otros, lo que es bastante chocante en términos tanto jurídicos como de legitimidad democrática".

AZNAR

Sobre las críticas vertidas por el presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar, el ministro de Justicia ha señalado que se trata de una persona "que ha acreditado durante muchos años su buen juicio y criterio y su aportación a la política en España, y que por lo tanto todos esos términos su opinión es muy conveniente tenerla en cuenta".

"Lo que el presidente Aznar constató ayer es que el resultado electoral del PP en Cataluña es un mal resultado y que ello obliga a reforzar las políticas en Cataluña y en general de cara a unas elecciones generales que se plantean dentro de unos meses", ha reconocido Catalá.

"Yo me quedo con esa idea, con la idea de que el presidente Aznar, como tantos otros dentro del PP, plantean la necesidad de fortalecer la comunicación, los mensajes, la fortaleza del programa electoral con el que el PP concurrirá a las elecciones generales para seguir siendo un partido de Gobierno como es lo que queremos que siga siendo", ha concluído el ministro.

Para leer más