La concentración de militares del sábado ante Defensa contará con "veteranos de guerra" de Irak y Afganistán

Actualizado 14/10/2010 16:42:53 CET

La AUME dice que no acudirán de uniforme porque quieren ser "serios" y "respetar el ordenamiento jurídico"

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La concentración convocada para este sábado por la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) en las proximidades del Ministerio de Defensa para reinvidicar una Ley de Carrera Militar "digna" y el "reconocimiento pleno" de sus derechos fundamentales y libertades públicas contará con la participación de "veteranos de guerra" españoles que combatieron en Irak y Afganistán.

Así lo ha anunciado este jueves en una rueda de prensa el secretario general de AUME, Mariano Casado, quien ha asegurado que se espera que acudan a la convocatoria en Madrid más de 2.500 personas. Casado ha explicado que hay "mucha gente preocupada" y "sensible" por el futuro de las Fuerzas Armadas ante los últimos cambios legislativos y ha asegurado que los militares "están perdiendo el miedo a salir de la calle".

En concreto, el secretario general de la asociación de militares ha explicado que el objetivo de la concentración es, por un lado, denunciar que la situación que se ha creado con la Ley de Carrera Militar es "algo indigno" y, por otro, instar a la modificación del anteproyecto de Ley de Derechos y Libertades.

Sobre la primera de las leyes, actualmente en vigor, ha lamentado que está generando "muchos problemas" y, entre otros, se ha referido a la "litigiosidad masiva" que incluso ha sido puesta de manifiesto por la Abogacía del Estado.

Mientras tanto, en lo que se refiere a la Ley de Derechos y Libertades, que se tramita en el Congreso de los Diputados, ha subrayado que se ha convertido en "un ordenamiento restrictivo". "Pero de modernización de las Fuerzas Armadas, nada de nada", ha asegurado. De hecho, ha puesto de manifiesto que, si sale adelante de la manera en que está redactada en la actualidad, los militares no podrán volver a concentrarse públicamente como harán el próximo sábado.

Casado ha asegurado que la AUME se siente "engañada" por el Ministerio de Defensa, porque el texto que se encuentra ya en la Cámara Baja no es el que les hizo llegar en un primer momento, y ha criticado que ya ni se les "coge el teléfono".

"VETERANOS DE COMBATE", PROTAGONISTAS

Según ha explicado el secretario general de la asociación, el acto del próximo sábado comenzará con un recuerdo a los caídos y después tomarán la palabra algunas de las organizaciones y asociaciones que han confirmado su presencia en el acto. Entre los asistentes estarán representantes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la Unión de Oficiales, el Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP), controladores militares, Movimiento Contra la Intolerancia, CCOO, UGT y USO.

Seguidamente, se leerá un manifiesto por parte de "veteranos de guerra" que han combatido en Irak y Afganistán. Casado ha subrayado que será una oportunidad de dar "visibilidad" a estos militares, que podrán hablar de aquello "por lo que han luchado y cómo se encuentran ahora", sin que le sean reconocidos sus "derechos".

Ha insistido en que estos "veteranos de combate" son personas que han vivido "episodios muy duros, muy severos, que afectan a la persona y al entorno familiar" y que, por todo ello, deben ser "símbolos" para la sociedad. "Los tenemos ahí, no tenemos que irnos a Estados Unidos a buscarlos, aunque muchas veces parezcan invisibles", ha explicado.

La concentración, la cuarta organizada por AUME desde el año 2007, culminará con la intervención del presidente de la asociación, Jorge Bravo.

Casado ha explicado que los militares irán "identificados" de alguna manera, aunque ha descartado que vayan a acudir de uniforme, porque pretenden ser "serios y respetar el ordenamiento jurídico". "Hay tantos enemigos para los derechos de los militares --ha explicado-- que no queremos darles ninguna posibilidad de que vayan a algún sitio y digan 'Ves, estos son iguales que los militares de Ecuador'". En opinión del representante de AUME, "los uniformes se usan para otras cosas".

En la primera manifestación, en noviembre de 2007, los militares acudieron con una careta con la cara de Bravo con la boca tapada, para protestar por su arresto por haber participado en la manifestación de guardias civiles con uniforme el 20 de enero de ese año en la Plaza Mayor de Madrid.